Jueves 21/09/2017. Actualizado 13:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

El CNI ha decidido no castigar al ‘pistolero’ que encañonó a un teniente coronel en una disputa de tráfico: es un comandante de la Guardia Civil y el Centro cree su versión

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El protagonista del espectacular incidente en una carretera de entrada a Madrid, cuando encañonó a otro automovilista tras una disputa de tráfico, imagen que fue profusamente repetida en las televisiones y del que luego se supo que era guardia civil y trabajaba para el CNI, no será sancionado.

El Centro Nacional de Inteligencia ha decidido no abrir expediente sancionador al ‘pistolero’ que amenazó con su arma al otro conductor, que a su vez resultó ser teniente coronel. Según ha sabido El Confidencial Digital el protagonista es comandante de la Guardia Civil y en el CNI han dado por buena su versión del incidente.

De acuerdo con las informaciones recogidas en fuentes de los servicios de inteligencia, las autoridades competentes en materia disciplinaria del Centro Nacional de Inteligencia han decidido no expedientarle por considerar que, hechas las averiguaciones, su actuación fue correcta.

La versión del comandante

La versión que dio el comandante de la Guardia Civil miembro del CNI es la siguiente (lógicamente, no son sus palabras exactas):

-- Circulaba en mi vehículo por un tramo urbano de la carretera A-5, carretera de Extremadura, en hora punta y con mucho tráfico. Al intentar efectuar una maniobra de incorporación a uno de los carriles, un todoterreno aceleró, lo que estuvo a punto de provocar que colisionaran ambos vehículos.

-- Con el tráfico parado, descendí del coche para recriminarle su actitud. El otro conductor respondió de malos modos y aprovechó una momentánea descongestión del tráfico para acelerar y marcharse. Faltó poco para que me atropellara con su maniobra.

-- Unos metros más adelante, el otro conductor tuvo que frenar de nuevo por el tráfico. Me acerque a pie, caminando por el arcén, pero al llegar a la altura del vehículo vi que el tipo mostraba un arma.

-- Entonces, me subí al capó de su coche, saqué mi arma reglamentaria y le ordené que soltara la suya y apagara el motor del vehículo.

-- En ningún momento se identificó como militar. Yo sí le mostré mi documentación.

-- Al pasar unos minutos, llegaron al lugar dos agentes de la Policía Local. Mostré mi arma apuntando al cielo como es reglamentario y me identifiqué como miembro de los Cuerpos de Seguridad del Estado. Ya en comisaría supe que el otro conductor era un mando militar del Ejército de Tierra.

El incidente, apertura en todos los telediarios

El suceso tuvo lugar el pasado 2 de octubre y la escena fue captada por un cámara de Antena 3-Televisión utilizando para ello su teléfono móvil.

Los informativos nacionales de las televisiones abrieron sus ediciones de mediodía con las imágenes de una persona (en ese momento se desconocía que fuera un agente de la Guardia Civil de paisano) subida al capó de un todoterreno y apuntando con su arma al parabrisas delantero, tras el que se encontraba al volante otro conductor (tampoco se sabía que fuera un teniente coronel del Ejército de Tierra)

Igualmente, las imágenes mostraban cómo dos agentes de la Policía Municipal de Madrid, también pistola en mano, se acercaban hasta los dos coches, y cómo el ‘pistolero’ levantaba su arma hacia arriba y se identificaba.

Los dos protagonistas acabaron en la comisaría, donde, tras prestar ambos declaración, quedó retenido el segundo conductor, el que estaba dentro de su coche.

Excedencia especial

Con el paso de los días, la historia fue poco a poco aclarándose: el que se subió al capó pistola en mano era miembro de la Guardia Civil y estaba destinado en el CNI. Ahora se ha sabido también que, además de ostentar el grado de comandante, ha estado destinado varios años en la Unidad de Intervención Especial.

La decisión sobre el comportamiento del comandante ha correspondido al Centro Nacional de Inteligencia, y no a la Guardia Civil, porque orgánicamente su dependencia ahora es del CNI.

De hecho, según fuentes de la Benemérita consultadas por ECD, en las dependencias de Guzmán el Bueno en ningún momento se abrió expediente informativo sobre el caso, por encontrarse el comandante en situación de servicio especial y por tanto no serle aplicable la ley 42/1999 del Régimen del Personal del Cuerpo de la Guardia Civil ­–tal y como recoge el artículo 82 de la citada ley-.

Vea a continuación el vídeo del incidente, grabado por un cámara de Antena 3:

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·