Jueves 22/06/2017. Actualizado 13:41h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Francia avisó a España de un inminente ataque yihadista

“Disparar a la cabeza”. Orden a los policías en caso de atentado islamista como el de Berlín

Un especialista de los GEO transmitió esta instrucción a los agentes del Cuerpo Nacional que actúan en situaciones de crisis en ciudad. “Hay que impedir que el terrorista siga matando”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El atentado terrorista perpetrado en la noche del lunes en Berlín no ha pillado, ni mucho menos, desprevenida a la Policía Nacional. Desde hace semanas, se tenían datos de que el Estado Islámico preparaba un ataque inminente en una capital europea. Y, teniendo en cuenta esa amenaza, se dieron nuevas instrucciones sobre cómo reaccionar en caso de que los yihadistas actuén en España.

Imágenes del atentado en Berlín. Imágenes del atentado en Berlín.

Según ha sabido El Confidencial Digital por fuentes del Cuerpo Nacional de Policía, los agentes tienen orden, en caso de producirse un atentado islamista en España, de “abatir” a los terroristas “cuanto antes”. El objetivo es evitar que causen un mayor daño en el lugar donde hayan perpetrado el ataque.

La nueva instrucción se dio hace dos semanas en una sesión impartida en la base del Grupo de Atención Ciudadana (GAC) en Fuencarral, donde trabajan los policías de las radiopatrullas.

Estos agentes, que acuden a lugares donde se producen situaciones de emergencia en las ciudades, fueron aleccionados sobre cómo actuar ante un ataque del Estado Islámico en una urbe aprovechando las aglomeraciones que se producen en las grandes capitales esta Navidad.

“Hay que dispararles a la cabeza”

La charla corrió a cargo de un mando de los GEO (Grupo Especial de Operaciones) y se insistió, especialmente, en la reacción inmediata que deben tener los policías que se encuentren cerca de la zona en la que se produzca el atentado o sean enviados de inmediato al lugar.

El objetivo prioritario en esos casos, explicó el especialista, es evitar, a toda costa, que el terrorista siga matando. Por tanto, los agentes pueden, desde este momento, apuntar a zonas vitales del cuerpo del terrorista para acabar con su vida.

Durante la charla, se habló específicamente de “dispararles a la cabeza”. El experto recordó que “en algunos casos los terroristas del Estado Islámico usan chaleco anti-balas por lo que resulta inútil apuntarles al pecho”.

Una orden “oral”: no se ha pasado por escrito

Los policías del CAP presentes en la sesión no salían de su asombro. Hasta la fecha, las instrucciones han sido otras: “La orden era neutralizar al delincuente con disparos que no pusieran en riesgo su vida; ahora es justo lo contrario”.

Este cambio en el procedimiento, sin embargo, se ha quedado en una “instrucción oral”. Las unidades no han recibido ninguna circular donde aparezca por escrito el nuevo protocolo. Una maniobra que, desde la cúpula policial se achaca al “miedo por la repercusión política” que la orden podría tener.

En ese sentido, desde la Policía Nacional recuerdan que en Francia ya se ha cambiado el reglamento interno para que los agentes puedan abatir a los terroristas disparando a sus zonas vitales. En España ha habido intentos de hacer otro tanto, pero la iniciativa “se ha retrasado durante meses”. Ahora, añaden, “la orden solo es oral, lo que puede provocar complicaciones para los agentes ante un juez en un hipotético juicio”.

Más formación desde el atentado de Niza

La conferencia citada se suma a una nueva fase de la formación que reciben los policías relacionados con la seguridad ciudadana, que se intensificó tras el atentado de Niza en el que un terrorista que conducía un camión acabó con la vida de 87 civiles.

Ya entonces, la Comisaría General de Seguridad Ciudadana dio unos cursos a los patrulleros, en los que se hablaba de “neutralizar” al terrorista. Sin embargo, en esas lecciones no se especificaba, como ahora, que se tuviera que disparar contra órganos vitales.

Francia, por su parte, reaccionó a ese atentado, y al suceso en el aeropuerto de Bruselas cuatro meses atrás, dejando claro a sus policías que el objetivo debía ser acabar con la vida del terrorista. Se insistió en que la clave era evitar matanzas como la de Niza o que el yihadista se inmolase tras resultar herido, como sucedió en la terminal belga.

Había riesgo de “atentado inminente” en Europa

Las nuevas instrucciones recibidas por los patrulleros se dieron en un contexto en el que España había sido advertida de la amenaza de un atentado islamista inminente en una capital europea.

El aviso, procedente de Francia y del que se informó en exclusiva en estas páginas, especificaba que el Estado Islámico buscaba un golpe de efecto en el Viejo Continente para responder a su repliegue en Siria. Tal y como explicó entonces a ECD una fuente de los servicios antiterroristas, “están perdiendo la guerra y van a responder”.

La respuesta no se ha hecho esperar y se produjo, por partida doble, el pasado lunes. Primero, con el asesinato del embajador de Rusia en Estambul a manos de un falso policía que justificó su ataque afirmando que lo hacía en venganza por la toma de Alepo; y tan solo horas después con el atentado en el mercado navideño de Berlín en el que murieron 12 personas.