Lunes 21/08/2017. Actualizado 04:13h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Auge del islamismo radical

Inteligencia investiga el paso de yihadistas por oratorios musulmanes en Ceuta y Melilla

Son pequeños lugares para rezar con acceso restringido. Se ha incrementado la vigilancia sobre los miembros de la secta Takfir Wal Hijra.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En las últimas semanas, la inteligencia española ha reforzado su presencia y vigilancia sobre los barrios de amplia mayoría musulmana en Ceuta y Melilla. En concreto, sobre los oratorios privados que frecuentan miembros de la peligrosa secta islamista Takfir Wal Hijra.

El barrio de El Príncipe, en Ceuta. El barrio de El Príncipe, en Ceuta.

Según fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por ECD, se ha intensificado la búsqueda activa de sospechosos yihadistas entre las comunidades musulmanas de Ceuta y Melilla.

Se sospecha que algunos de los combatientes que viajaron a Oriente Medio para unirse a las revueltas en Siria o Irak hayan podido regresar, y hayan sido escondidos por individuos próximos al yihadismo en Ceuta y Melilla.

El foco de la vigilancia se centra en pequeños oratorios privados, regentados o frecuentados por miembros de la secta islamista Takfir Wal Hijra, que podrían estar ayudando a los yihadistas ya retornados –o aquellos huidos de Marruecos por la presión policial, y que hayan conseguido entrar en España-.

Este grupo, que defiende postulados radicales del islam, permite vivir bajo costumbres occidentales y no cumplir los preceptos del islam –comer cerdo, beber alcohol…- para camuflarse y pasar desapercibidos.

Por ello, suelen evitar acudir a mezquitas públicas y optan por refugiarse en pequeños oratorios privados, habitualmente localizados en pisos en los barrios de El Príncipe (Ceuta) o La Cañada (Melilla).

Se trata de ‘clubs’ o asociaciones de acceso restringido, a los que sólo se puede acceder mediante invitación personal de uno de sus miembros. Son, por tanto, ambientes “blindados” en el que pueden camuflarse algunos de estos retornados, explican fuentes antiterroristas a ECD.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·