Lunes 21/08/2017. Actualizado 02:39h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

La cúpula de Interior se ha reunido en Quintos de Mora tras la cita en ‘La Camarga’ que fue supuestamente grabada por espías. Asuntos: filtraciones policiales, escraches y ETA

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La finca toledana de Quintos de Mora acogió, en la tarde-noche del lunes, una reunión de alto nivel de todos los miembros de la cúpula del ministerio del Interior. No faltó ninguno. Fue una convocatoria máximamente discreta. Abordaron los principales temas que afectan a la seguridad nacional en España.

La iniciativa partió del ministro del Interior. Según ha sabido El Confidencial Digital, Jorge Fernández Díaz mandó un mensaje a todos los miembros que componen la llamada ‘comisión de dirección’ del ministerio: el lunes no hagáis planes ni convoquéis ningún acto por la tarde, tenemos reunión de alto nivel.

Preparada la estancia

Todos los cargos de Interior se desplazaron el lunes a primera hora de la tarde hasta la finca toledana, que tanto gustaba frecuentar a José María Aznar, y allí se encerraron.

Los operarios habían habilitado la vivienda durante el fin de semana y hasta allá llegaron cada uno de ellos en sus respectivos vehículos oficiales.

Además de Jorge Fernández, acudieron: el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez; el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa; el director general de la Policía, Ignacio Cosidó; y los directores adjuntos operativos de ambos cuerpos, Cándido Cardiel y Eugenio Pino. También asistieron algunos asesores personales del ministerio.

El precedente de ‘La Camarga’

Uno de los objetivos de Fernández Díaz para convocar a los suyos en la finca propiedad de Patrimonio Nacional era evitar posibles filtraciones.

El ministro del Interior, un habitual de las reuniones de trabajo en ambientes diferentes, quiso que no trascendiera ningún detalle del encuentro y sabía que en Quintos de Mora no existía ninguna posibilidad.

Hay que recordar que una de las últimas reuniones de Jorge Fernández con altos mandos policiales se produjo en el restaurante barcelonés de ‘La Camarga’, que ya frecuentaba el ministro frecuentaba durante su etapa en el PP catalán. Se trata del local donde Método 3 grabó con un micrófono oculto a la ex novia de Jordi Pujol Jr. y a Alicia Sánchez Camacho.

Fernández Díaz comió en abril del año pasado en aquel restaurante, situado justo enfrente de una sede de la agencia de detectives catalana, con el entonces secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Ulloa; el director general de la Policía, Ignacio Cosidó; el jefe superior de Policía de Cataluña, Agustín Castro; y el máximo representante de la Guardia Civil en Cataluña, Ángel Gozalo.

Aunque Interior no tiene constancia de que aquel almuerzo se grabara, hay sospechas de que la cita fue registrada por espías.

Los temas de Quintos de Mora

Una vez reunidos en una misma sala los altos mandos del ministerio del Interior, Jorge Fernández les pidió que se relajaran y que procedieran a una tormenta de ideas sobre cómo mejorar el funcionamiento del departamento y lograr una mayor coordinación.

Ataviados con ropa informal, Fernández Díaz, Fernández de Mesa, Cosidó, Cardiel, Pino y el resto de asistentes abordaron los siguientes asuntos, según ha conocido El Confidencial Digital:

-- Escraches. Preocupa en Interior el acoso que están sufriendo los dirigentes del Partido Popular en sus domicilios. El propio Jorge Fernández recibió la ‘visita’ de los miembros de la Plataforma Antidesahucios en su casa de Barcelona.

-- ETA. Al ministerio han llegado datos que apuntan que la banda terrorista se encuentra en un momento de ‘impasse’. Se insistió en que los pistoleros que todavía quedan en la clandestinidad están acorralados.

-- Filtraciones policiales. En Interior también inquietan las continuas filtraciones que se producen en el Cuerpo Nacional de Policía. Especialmente, en la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales. En la Guardia Civil, encargada por ejemplo del caso de los EREs en Andalucía, no ha habido filtraciones a la prensa.

El atentado de Boston

Pasaban unos minutos de las nueve de la noche, cuando los teléfonos de los altos mandos allí reunidos comenzaron a sonar sin parar: llamadas y mensajes les informaban del atentado en el maratón de Boston.

Según las fuentes consultadas por ECD, el equipo de Jorge Fernández Díaz vivió unos primeros momentos de confusión. No se sabía quién había colocado las bombas, ni con qué objetivo. Hubo orden de tratar de averiguar si la ofensiva terrorista podía afectar a España.

Al ministro y a los altos cargos presentes en Toledo se les informó desde Madrid de que, en principio, se trataba de un hecho aislado y, por tanto, no había por qué extremar de manera inmediata la seguridad en el país. Todos quedaron tranquilos y continuaron con su reunión.

Esta jornada de reflexión, única hasta la fecha, se alargó hasta bien entrada la noche. El servicio de Quintos de Mora tenía orden de preparar cena para los allí presentes, que hicieron noche en la vivienda de la finca.

En la mañana del martes, los altos mandos de Interior regresaron a Madrid para incorporarse a sus respectivos despachos.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·