Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Rodolfo Ares ofrece al concejal del PP en Elorrio, amenazado tras votar al PNV y evitar que Bildu llegara a la alcaldía, un puesto de trabajo en la Consejería de Interior

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El pacto PSE-PP en el País Vasco se mantiene firme. El último ejemplo viene del consejero de Interior, Rodolfo Ares, que ha ofrecido un puesto de trabajo en su departamento a Carlos García, el único concejal del PP en Elorrio (Vizcaya).

Su voto al PNV desalojó a Bildu de la alcaldía y, por ello, tuvo que salir escoltado de la sede consistorial ante el aluvión de amenazas e insultos de los proetarras. Las fuentes consultadas por El Confidencial Digital aseguran que la oferta de trabajo partió directamente de consejero de Interior, y el motivo no es otro que darle un apoyo económico.

Después de haber estado durante ocho años como concejal en el Ayuntamiento de Bilbao, Carlos García se enfrenta, no solo a trabajar en territorio hostil, sino  a una merma considerable en sus ingresos. Para paliar esta situación es por lo que Ares le ha tendido la mano. Antes de tomar la decisión, el concejal del PP lo ha consultado con el presidente de los populares vascos, Antonio Basagoiti, que, según las fuentes informantes, no  ha puesto ninguna pega a la oferta de empleo.

Su caso es un vivo ejemplo de la vuelta al pasado que supone la presencia de Bildu en las instituciones del País Vasco y Navarra. El mismo día de la constitución del ayuntamiento de Elorrio, Carlos García tuvo que soportar la actitud intolerante de los seguidores del “instrumento de ETA”, como considera al Tribunal Supremo a la coalición de EA, Alternativa e independientes de la izquierda abertzale, cuando comenzó a mencionar a los asesinados por la banda terrorista  Miguel Ángel Blanco, Isaías Carrasco, Jesús Mari Pedrosa e Ignaxio Uría.

El concejal del PP tuvo que abandonar la casa consistorial protegido. Días después, algunos de los ayuntamientos gobernados por Bildu prohibían la entrada a los escoltas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·