Jueves 27/07/2017. Actualizado 14:31h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

El presidente declara el 26 de junio por el ‘caso Gürtel’

Seguridad de Moncloa toma el mando absoluto en la comparecencia de Rajoy ante la Audiencia Nacional

Ha diseñado el despliegue policial, le acompañarán hasta la sala, decidirá cuantos anti disturbios enviar para afrontar las protestas convocadas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy se enfrentará el 26 de julio a las preguntas de la fiscalía y de los abogados, en el juicio oral por el ‘caso Gürtel’, la trama de corrupción destapada en el PP. La presencia de un presidente del Gobierno declarando como testigo en la Audiencia Nacional obligará a establecer un dispositivo de seguridad especial y La Moncloa está ya en ello.

Mariano Rajoy, saliendo del coche oficial junto a un escolta. Mariano Rajoy, saliendo del coche oficial junto a un escolta.

La relevancia de los juicios y declaraciones que tienen lugar en la Audiencia Nacional provoca habitualmente que la presencia policial en sus alrededores sea destacada. Allí se juzgan delitos de terrorismo y crimen organizado que requieren fuertes medidas de seguridad.

En su nueva sede de San Fernando de Henares se han celebrando tan mediáticos como el de las tarjetas black, de consejeros de Caja Madrid, que ha atraído manifestaciones de preferentistas, accionistas de Bankia... Esas concentraciones, y el hecho de ser un edificio sensible por haber estado en el punto de mira del terrorismo de ETA y yihadista, ha obligado a la Policía Nacional a montar en sus alrededores despliegues de efectivos, que van variando en función de las previsiones de cada día.

El Departamento de Seguridad de Presidencia toma el mando

Las cosas serán distintas el próximo 26 de julio. Ese día acudirá a declarar el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, uno de los testigos que han sido citados por el tribunal que juzga el ‘caso Gürtel’. En esta ocasión, según ha confirmado El Confidencial Digital, las riendas del dispositivo de seguridad las ha tomado el Palacio de la Moncloa.

Según confirman distintas fuentes policiales consultadas, el Departamento de Seguridad de Presidencia del Gobierno, que se encarga de la protección del jefe del Ejecutivo en sus desplazamientos, asumirá ese día el mando total. Concretamente, la Unidad Operativa que es la que diseña los despliegues de seguridad del presidente.

Guardia Civil y Policía Nacional

De acuerdo con las fuentes a las que ha tenido acceso ECD, serán por tanto los agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil asignados al equipo de seguridad de Moncloa quienes asumirán el mando absoluto del operativo en torno a la Audiencia Nacional.

En este caso, hay un elemento añadido a tener en cuenta: las protestas que se han convocado frente al edificio de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares.

El Departamento de Seguridad de Presidencia está analizando todos estos factores, y las posibles amenazas que suponen la asistencia de Rajoy al juicio del ‘caso Gürtel’. En base a ello, en vísperas de la comparecencia contactará con la Comisaría General de Seguridad Ciudadana, de la que dependen las unidades que vigilan la Audiencia Nacional y participan en este tipo de dispositivos.

Escoltas y antidisturbios alrededor de la Audiencia

Es decir, según las fuentes consultadas, la Unidad Operativa del Departamento de Seguridad de Presidencia se ha ocupado de analizar y diseñar el operativo.

Ese día, desplegará a sus agentes en las calles de San Fernando de Henares con antelación a la llegada de Mariano Rajoy en el coche oficial.

Además, contará con las unidades enviadas para reforzar el cordón de seguridad, y que según los expertos consultados, con toda probabilidad serán antidisturbios de las Unidades de Intervención Policial (UIP), que tienen base en Madrid.

Conforme a las amenazas y la asistencia de manifestantes previstas, se decidirá el número de policías desplegados, que estarán coordinados por los responsables de la seguridad inmediata del presidente del Gobierno.

La función de estos policías antidisturbios será, no sólo estar vigilantes ante cualquier amenaza, sino también mantener bajo control las protestas, convocadas por la Coordinadora 25-S (organizadora del plan “Rodea el Congreso”) y otros muchos colectivos de izquierda, que se concentrarán junto a la Audiencia Nacional para denunciar la corrupción del Partido Popular.

Nada de pistolas en la sala de vistas

Por motivos de seguridad, Mariano Rajoy podrá llegar en coche hasta la puertamisma de acceso a la Audiencia Nacional, algo que no han tenido oportunidad de hacer otros testigos y acusados que han debido declarar.

Los policías garantizarán que no se produce ningún incidente cuando llegue el presidente del Gobierno y su vehículo pase cerca de los manifestantes congregados.

Ya dentro del edificio de la Audiencia Nacional, los escoltas que acompañan a Rajoy podrán seguir a su lado. Pero habrá una salvedad: nadie puede acceder armado a la sala de vistas, donde transcurre el juicio oral, explican personas que durante años trabajaron protegiendo a dirigentes políticos.

Hay dos opciones: que los escoltas no entren, o que accedan desarmados, tras haber depositado sus pistolas. Sí podrán permanecer armados en los accesos para controlar la situación y quién entra a la sala de vistas.

Sentado en el estrado de los abogados

Tal como adelantó El Confidencial Digital, por autorización del tribunal juzgador, el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy podrá sentarse a declarar en el estrado que ocupan los abogados del caso, situado a la derecha del tribunal.

Evitará sentarse en la silla ante un micrófono justo delante de los acusados, como ha ocurrido con el resto de comparecientes, y de esta forma no será posible ver la fotografía del presidente del Gobierno declarando y detrás, como fondo a Luis Bárcenas, Francisco Correa, Álvaro Pérez ‘El Bigotes’, todos ellos símbolos de la presunta corrupción del PP de los que Rajoy pretende desvincularse.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·