Martes 26/09/2017. Actualizado 13:37h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

El principal problema surge con balas de 9 mm y armas cortas

¿Tenemos la munición adecuada? Debate en los Mossos tras la operación de Cambrils

El quinto terrorista logró levantarse del suelo y seguir acercándose a los agentes pese a haber recibido varios disparos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tras el atropello de decenas de personas en Las Ramblas de Barcelona, la célula yihadista de Cataluña trató de asestar otro golpe en la localidad costera de Cambrils con un coche con cinco terroristas armados con cuchillos. Uno de los atacantes fue especialmente “resistente” a los disparos de las fuerzas de seguridad.

Los Mossos disparan al quinto terrorista que atacó en Cambrils (Tarragona). Los Mossos disparan al quinto terrorista que atacó en Cambrils (Tarragona).

En la madrugada del jueves al viernes, horas después del atentado con una furgoneta en Barcelona, un turismo embistió a peatones y a los agentes de los Mossos d’Esquadra en un control junto al Club Náutico de Cambrils (Tarragona), a unos 120 kilómetros de Barcelona.

Tras volcar el coche, sus cinco ocupantes salieron y empezaron a atacar con armas blancas a los viadantes. Consiguieron asesinar a una mujer antes de ser abatidos a tiros por los policías que se habían desplegado en ese control.

Cuatro de los ocupantes del coche murieron por los disparos de un mismo mosso d’Esquadra, que se ha convertido en un héroe por esa actuación tan contundente que salvó la vida de numerosos viandantes. El quinto terrorista consiguió sobrevivir algo más, hasta que también fue abatido por los disparos de otros miembros de la policía catalana tras no seguir las instrucciones de que se tumbara en el suelo.

Se levantó pese a recibir varios balazos

Han pasado los días y mientras se han sucedido las operaciones policiales para atrapar a todos los miembros de esta célula yihadista, entre los agentes de los Mossos d’Esquadra se está extendiendo un debate a cuenta de la forma de frenar a los terroristas, según distintas fuentes consultadas por El Confidencial Digital.

“Nuestra munición no es efectiva”: es la conclusión de miembros de los Mossos tras analizar el vídeo de cómo los agentes disparan al quinto terrorista. Las alertas saltaron al ver que los primeros disparos no frenaron al yihadista: tras caer al suelo doliéndose de alguna bala recibida, consiguió levantarse y, aunque de forma vacilante, se acercó aún más a los policías hasta que fue alcanzado por nuevos disparos.

Entre la plantilla de la policía catalana ha causado alarma ver que una, incluso dos balas disparadas con un arma corta de dotación de las Unidades de Seguridad Ciudadana (USC) de los Mossos no frenó a ese presunto yihadista que amenazaba con hacerse explotar con un cinturón de explosivos.

Munición de 9 mm

La munición de las pistolas es del calibre 9 mm, como es habitual en los cuerpos policiales: también la Policía Nacional y otras fuerzas de seguridad españolas manejan ese calibre en sus armas cortas.

Las fuentes internas de los Mossos d’Esquadra consultadas apuestan porque una vez que pasen estos sucesos la dirección del cuerpo evalúe la posibilidad de que se suministre otro tipo de munición que sea más contundente: bien con mayor calibre, o bien con otra punta u otras características distintas.

Hace años los Mossos tenían balas de punta hueca, que al impactar transfieren más energía cinética al objetivo -por lo tanto, tiene más capacidad de “parar” a un delincuente- y provocan una herida mayor. Se retiraron de varios cuerpos policiales tras algunas críticas, aunque no han llegado a ser prohibidas para las Fuerzas de Seguridad.

La diferencia de disparar con un subfusil

En todo caso, entre los mossos destacan que una bala de 9 mm disparada por una pistola a cierta distancia no consiguió frenar a ese terrorista. Caso distinto fue el del agente que abatió a cuatro terroristas: fue diferente porque en su caso contaba no con una pistola, sino con un subfusil.

Desde que se aumentó al nivel 4 la alerta antiterrorista por los atentados de los últimos años en Europa, la dirección de los Mossos d’Esquadra empezó a dotar a las patrullas de seguridad ciudadana con cierto número de subfusiles, para que los agentes tuvieran la posibilidad de echar mano de un arma larga para defenderse en mejores condiciones de posibles ataques terroristas.

El subfusil, al tener el cañón más largo, permite más precisión en el disparo, por lo que aunque también tenga munición del calibre 9 mm si se acierta en zonas vitales del cuerpo sí consigue abatir al objetivo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·