Lunes 25/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Riazor Blues, Frente Atlético, Bukaneros...

Así han cambiado los ultras del fútbol: clanes, secretismo, su objetivo ya no es la Policía

Un análisis realizado por la Brigada de Información detalla la nueva estrategia y comportamiento de los grupos radicales. Concluye que están hiper-ideologizado

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los incidentes ocurridos el pasado domingo en el Manzanares, entre los ultras del Atlético de Madrid y el Deportivo, han puesto en alerta a la Policía Nacional. Agentes especializados en estos grupos de violentos han alertado de un nuevo modus operandi de los radicales, que ahora tienen otros objetivos y “reglas del juego”.

Grada de los Riazor Blues. Grada de los Riazor Blues.

Según explican a El Confidencial Digital fuentes policiales, la forma de actuar de los grupos ultra de los principales equipos de Primera División se ha ido transformando. Así lo confirma un análisis de la Brigada de Información, que ha realizado una radiografía de la situación actual de los radicales que aprovechan el fútbol.

La conclusión a la que han llegado estos especialistas es que los violentos han experimentado un cambio en sus objetivos y en la preparación de sus ataques. Además, han tejido una red de alianzas con otros grupos ultra que convierte cada partido en todo un polvorín.

Se han convertido en clanes

Esas alianzas son fruto de la conversión de estos grupos radicales en “clanes”. Cada peña ultra “blinda a todos sus miembros como de una familia mafiosa se tratara”. Además, como en la mafia, “llegan a pactos con otras bandas para atacar a los que consideran sus rivales”.

Esas asociaciones se hacen en función de la ideología de cada uno de los grupos ultras: “Los de extrema derecha se ayudan entre ellos y los de extrema izquierda lo mismo”. Por eso, en una pelea organizada entre dos bandos rivales, pueden aparecer representantes de otros grupos, tal y como pasó el pasado fin de semana, cuando en el enfrentamiento entre los Riazor Blues y el Frente Atlético aparecieron los Bukaneros del Rayo Vallecano para ayudar a los gallegos.

La ideologización de los grupos ultra en el fútbol “se ha hecho más radical en los últimos años”. Tanto, que ahora “importa más la ideología que el equipo al que defiendes”. Por ese motivo, “no se puede descartar que los Ultras Sur y el Frente Atlético puedan tener un pacto puntual si es para atacar a aficionados de extrema izquierda”.

La división actual que realiza la Policía Nacional entre grupos de extrema izquierda y de extrema derecha es la siguiente:

--Grupos de extrema izquierda: Riazor Blues (Deportivo de la Coruña); Celtarras (Celta de Vigo); Bukaneros (Rayo Vallecano); Biris (Sevilla); Peña Mújika (Real Sociedad); Herri Norte Taldea (Athletic de Bilbao).

--Grupos de extrema derecha: Frente Atlético (Atlético de Madrid); Ultras Sur (Real Madrid); Ultra Yomus (Valencia); Frente Bokerón (Málaga); Comandos Azules (Getafe).

Organizan los ataques sin dejar rastro

Hace tan solo unos años, los grupos ultra no ponían reparos en anunciar, a través de foros y redes sociales, todos los movimientos que realizaban: “Hacían públicas sus movilizaciones, para reclutar el mayor número de personas posible, y para intimidar a los rivales”. Ahora, sin embargo, su objetivo es que solo los implicados en sus operaciones estén al tanto de sus intenciones.

Así las cosas, “emplean bitácoras cerradas, y recurren también al WhatsApp para avisar a los suyos y retar a los grupos rivales”. Así pasó el fin de semana pasado entre los radicales del Atlético y el Deportivo. Los Riazor Blues, de hecho, ya habían realizado una “quedada vía WhatsUpp” hace apenas unas semanas, cuando se citaron para pegarse contra los radicales del Valencia, los Ultra Yomus.

En esas conversaciones privadas, y fuera del alcance del control policial, los violentos ponen las ‘reglas de juego’: “Deciden si se pueden usar o no navajas; si solo actúan con bates... Cada quedada tiene sus propias reglas”.

La Policía ya no es el objetivo

La transformación de las formas de comunicación de estos grupos violentos tiene también que ver con el cambio de objetivo que tienen estos ultras. Antes, hacían públicos sus movimientos para retar a la Policía, con la que han protagonizado un gran número de altercados en los aledaños de los estados.

Ahora, sin embargo, “el objetivo que tienen es el grupo ultra del rival de su equipo, o simplemente la peña que tiene una ideología diferente a la suya”.

Ese cambio ha propiciado que sea ahora la Policía la que intente infiltrarse en esos grupos ultra: “Es la única forma de saber cuáles son los siguientes pasos a dar por estos violentos”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·