Domingo 25/06/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

El ‘estallido social’ llega a la Moncloa. Una desahuciada pasó el primer control y pidió hablar con Rajoy: fue reducida, esposada y sedada con un calmante

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los hechos sucedieron el pasado miércoles en la puerta principal de La Moncloa, junto a la carretera de la Coruña. Una mujer intentó acceder al recinto presidencial para hablar con Mariano Rajoy y los policías que custodian las instalaciones tuvieron que emplearse a fondo.

Mariano Rajoy ya conoce de primera mano las posibles consecuencias de un ‘estallido social’. El presidente está preocupado sobre la situación del país y pregunta a personas de su confianza si hay posibilidades de que los españoles digan ‘basta’ por la corrupción y la situación económica.

Los colaboradores directos de Rajoy ya le han contado al presidente del Gobierno lo que sucedió el pasado miércoles, por la mañana, en la puerta de acceso a La Moncloa, explican fuentes cercanas al jefe del Ejecutivo a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital.

Una mujer de unos cincuenta años de edad se presentó en la puerta y consiguió sobrepasar el primer control de seguridad, compuesto por un grupo de agentes en una garita.

Cuando llegó a la zona de identificación personal, pidió hablar con Mariano Rajoy directamente. Los funcionarios le negaron la entrada y fue entonces cuando se produjo el momento de tensión.

Se escucharon varios chillidos y un grupo de policías nacionales acudió rápidamente al lugar para comprobar que ocurría. La mujer había perdido los nervios y, entre gritos, aludió a su condición de desahuciada para poder explicar al presidente del Gobierno en persona la precaria situación de su familia.

Los agentes tuvieron que reducirla y esposarla en el suelo. Minutos más tarde acudieron al lugar los facultativos del Samur. La mujer continuaba en un estado de excitación por lo que el responsable médico tuvo que sedarla con un calmante, explican las fuentes consultadas por ECD.

·Publicidad·
·Publicidad·