Lunes 21/08/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Las instrucciones de Al Qaeda para infiltrar jóvenes en Estados Unidos como posibles terroristas: esforzarse en los estudios y así conseguir visado y una beca

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tras cinco días de investigaciones, las autoridades americanas consiguieron cerrar el cerco sobre los dos sospechosos del atentado de Boston: dos hermanos chechenos que vivían como universitarios en Estados Unidos. La coartada del 'estudiante ejemplar' es una de las directrices de Al Qaeda a sus 'lobos solitarios' para conseguir una beca y un visado de estudio.

Los dos hermanos chechenos, de 19 y 26 años, identificados como sospechosos el jueves en varias fotografías difundidas por el FBI, tenían residencia en Estados Unidos desde 2002, cuando se trasladaron allí con su familia.

Ambos tenían estudios universitarios –uno de ellos cursaba medicina- y eran deportistas. El mayor había sido reconocido como atleta destacado en su campus universitario –practicaba un arte marcial- y el menor figuraba como receptor de una beca de excelencia en estudios, por valor de 2.500 dólares.

‘Destaca en tus estudios y consigue una beca’

Entrar en Estados Unidos con un visado o una beca de estudiante se ha convertido en uno de los métodos predilectos y recomendados por Al Qaeda para yihadistas individuales que quieran atentar en suelo americano. Y para los que ya viven allí supone una buena forma de camuflarse y no levantar sospechas.

Destaqué en mis estudios en la escuela secundaria con el fin de tener ventajas para acceder a una beca en Estados Unidos. Es el momento de la Yihad”. Éste es un extracto del diario personal de Khalid Ali-M Aldawsari, un joven saudí detenido por el FBI el pasado 2012 cuando intentaba fabricar explosivos caseros para atentar en suelo americano.

La fórmula del éxito en los estudios está muy desarrollada en los foros de captación yihadista, a los que acuden este tipo de jóvenes para buscar inspiración. De hecho, el caso de Aldawsari ha sido ampliamente difundido en estas páginas, donde se recomienda como una opción muy eficaz de ‘colarse’ en Estados Unidos, país que aplica una dura política de concesión de visados tras los atentados del 11-S.

El FBI detectó que Aldawsari había estado comprando productos químicos y sustancias diversas relacionadas con la fabricación de explosivos caseros gracias al dinero de la beca. El objetivo era atentar contra un complejo petroquímico de una empresa saudí con sede en Estados Unidos.

La beca financiera de la empresa patrocinadora es la más grande, que me dará la ayuda que necesito para la Yihad, si Dios quiere” aseguraba Aldawsari en el diario personal incautado.

El MBA del terrorista de Times Square

No es el único caso de joven camuflado bajo la apariencia de un individuo con alta cualificación y estudios de postgrado que se propone atacar a Estados Unidos. En diciembre de 2010, Faisal Shahzad trató de atentar en Times Square con un coche bomba que contenía explosivos en una olla.

Shahzad había estudiado un MBA –Máster en Administración de Empresas- en la universidad de Connecticut y trabajado como analista financiero para dos grandes empresas.

Similar caso es el de Umar Farouk Abdul Muttalab, el jóven que viajó desde Amsterdam a Detroit con un artefacto incendiario con intención de volar el avión. El jóven, nigeriano y criado en el seno de una familia adinerada, estudió ingeniería en el Reino Unido y luego viajó a Yemen para unirse a Al Qaeda.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·