Domingo 20/08/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

En riesgo la detención del culpable

La Policía acusa a periodistas de contaminar la investigación sobre el pederasta de Madrid

Las entrevistas a testigos clave están “desnaturalizando” indicios para condenar al responsable. Una de las agredidas y su familia se han marchado a Sevilla

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los tres secuestros cometidos en pocos meses en el distrito madrileño de Ciudad Lineal ha provocado la alerta policial, social y mediática: el supuesto pederasta es objetivo prioritario de la Policía y la investigación para dar con él ha atraído a los medios de comunicación. La excesiva atención mediática ha provocado enfado entre las Fuerzas de Seguridad.

El caso del pederasta de Ciudad Lineal en la televisión. El caso del pederasta de Ciudad Lineal en la televisión.

El Confidencial Digital ha podido saber que los responsables policiales están relativamente satisfechos con la cobertura informativa que está llevando a cabo los medios de comunicación. Consideran que en ningún momento se ha cuestionado la labor que está llevando a cabo la Policía Nacional y que en general el tono está siendo bastante comedido con un caso tan delicado.

Pero hay excepciones: es el caso de algunas entrevistas y piezas periodísticas que tienen como fuente a las víctimas del pederasta, a sus familias y también a los testigos. “La familia de una de las niñas secuestradas ha tenido que cerrar su negocio por el acoso mediático. Otra de las agredidas y su familia se ha tenido que marchar a Sevilla”, lamentan personas conocedoras de la investigación.

Además, esta presión de los periodistas también ha llevado a la dueña de la tienda de comestibles donde acudió el pederasta en su último secuestro a echar el cierre en los últimos días ante la presencia de periodistas. “Y ya no quiere colaborar, no quiere saber nada de la Policía”, explican fuentes cercanas a las pesquisas a las que ha tenido acceso ECD.

Las entrevistas a testigos oculares

Lo que más ha molestado a los responsables de las pesquisas es el contacto de algunos periodistas con testigos oculares de algunos de los delitos de este pederasta. La razón es que, al entrevistar a los testigos después de que estos hayan sido interrogados por la Policía, se filtran datos de la investigación que no deberían hacerse públicos.

“Al interrogar a los testigos, a veces se les cuentan datos que no conocen pero que es necesario contrastar con ellos”, explican fuentes conocedoras del caso. El problema es que algunos de esos datos reservados que tenía la Policía luego han saltado a la prensa, cuando los medios han entrevistado a diversos testigos de las actuaciones del pederasta: “Y una información que no trascienda puede ser vital para atrapar al delincuente”.

El caso más ‘sangrante’ para los investigadores es la entrevista que un periódico nacional hizo a uno de los dueños de la tienda de alimentación donde el pederasta entró durante el último rapto. Se trata de un testigo clave, ya que pudo ver muy de cerca y detenidamente al supuesto pederasta. Según los expertos, en esa entrevista se publicó algún dato que hasta entonces no se había hecho público y que el testigo sólo conoció tras explicar a la Policía lo que vio ese día.

Además, otros periódicos y varias televisiones han entrevistado a otras personas que aseguran haber visto al sospechoso: en estos casos, han hecho públicos datos sobre el físico y el ‘modus operandi’ del pederasta.

“Eso pone en más dificultades la investigación, y además se están desnaturalizando muchos indicios”, afirman a ECD fuentes conocedoras de la investigación.

Y es que algunos responsables policiales temen que el testimonio de algunos de esos testigos que han hablado con varios periodistas ya no sirva como prueba en un juicio para meter entre rejas al culpable o culpables de los secuestros: es decir, que se hayan “contaminado” como testigos válidos.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·