Lunes 21/08/2017. Actualizado 02:39h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Te lo aclaro

La Iglesia Católica y los escándalos de abusos a menores

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

No pocos medios están aprovechando el escándalo de los abusos sexuales por parte de sacerdotes para reconducir su crítica hacia la cuestión del celibato y desacreditar la autoridad moral de la Iglesia.

-         Los casos de abusos sexuales a menores en el seno de la Iglesia Católica han merecido por parte de la Santa Sede y de los fieles católicos la más dura condena, junto a medidas de reparación, perdón y reformas (obispos dimitidos, sacerdotes apartados de su ministerio, mayor control en los seminarios). Este es el punto principal, y el que ha de quedar meridianamente claro.

-         Con todo, de la legitimidad de informar de unos sucesos deplorables, se ha pasado en no pocas ocasiones a una manipulación interesada. Así, a propósito de la Carta del Papa sobre los abusos en Irlanda, medios como El País o TVE titularon con “quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra”, sin citar que ese era el Evangelio del pasado domingo, y que el Papa lo estaba glosando.

-         Ciertamente, Benedicto XVI ha sido objeto de no pocas campañas en su contra desde su ascenso al papado, y aun antes: el rottweiler de Dios, presuntas simpatías nazis, la mixtificación de su discurso en Ratisbona y, en última instancia, la voluntad de implicar a su hermano sacerdote y a él mismo colateralmente con algún mal manejo de abusos a menores.

-         Los abusos, que no se explican ni se excusan, sí han de encuadrarse adecuadamente. Y, en primer término, encontramos, como citó el jefe de la prensa vaticana, monseñor Lombardi, que en Austria, por ejemplo, pese al barullo mediático, de 510 denuncias por abusos a menores en diversas instituciones, sólo 17 se referían a instituciones de la Iglesia Católica.

-         En Alemania, el vaticanista Luigi Accatoli ha desvelado que, de las 210000 denuncias interpuestas por supuestos abusos de este tipo, sólo 94 eran referentes a miembros consagrados de la Iglesia: el 0,004% del total.

-         Respecto de Irlanda, el comentarista Damian Thompson afirma que “lo que haya de propiamente irlandés en los abusos es algo que se ha estado comentando durante años, desde que los periodistas descubrieron –sin apenas atreverse a referirlo- que dichos abusos parecían concentrarse en la diáspora irlandesa en EEUU, Canadá y Australia”. Thompson alude a una tradición irlandesa de violencia y alcoholismo mucho mayor que en otras culturas católicas: “el fenómeno del padre débil y borracho persistió, reforzando el estatuto privilegiado del sacerdote en la diáspora irlandesa, y permitiendo que una minoría de sacerdotes abusara de su poder espiritual para fines sexuales”. Thompson escribe también sobre “una cultura católica del secretismo, en parte con raíz en las persecuciones sufridas, pero también presente en la corrupción de la política irlandesa: esa cultura ha propiciado que los abusos continuaran”.

-         Ha de notarse, asimismo, que los abusos a menores por parte de sacerdotes se han centrado principalmente en adolescentes y no en niños, diferencia relevante a efectos penales.

-         La Iglesia Católica, además, no es la fe más afectada por los escándalos de abusos. Hay quien ha hablado de “escándalo selectivo”. En la Iglesia Baptista de EEUU, los abusos a menores han alcanzado “proporciones dramáticas”, según un estudio interno de dicha confesión, que observa que el 40% de sus sacerdotes ha tenido un “comportamiento sexual inapropiado”. La Comunidad Judía Ortodoxa de Brooklyn, en Nueva York, ha reportado cuarenta casos de abusos, en buena parte desconocidos por la opinión pública.

-         Las escuelas estatales tampoco se libran. En España, según un informe del doctor Félix López, el 23% de las niñas y el 10% de los niños han sufrido algún abuso sexual por parte de sus superiores en las escuelas públicas. El mismo silencio se ha mantenido al respecto en EEUU.

-         Incluso en escuelas progresistas como el internado de élite alemán Odewaldschule, se ha informado de 24 casos de antiguos alumnos sometidos a abusos entre 1970 y 1985, según confesión del propio centro.

-         También en los setenta tuvieron lugar la mayor parte de abusos por parte de católicos. A este respecto, conviene recordar la mucha mayor ambientación de indulgencia que merecía por entonces la pederastia, teorizada antes y durante la revolución sexual por parte de la izquierda en libros como los de Scherer, Gide o R. Peyrefitte. Asimismo, en pleno auge de la natalidad, había mucha menos conciencia de la protección que merece la infancia. Sólo este año se ha disuelto el partido que, en la avanzada Holanda, buscaba institucionalizar las relaciones pedófilas.

-         La campaña mediática contra la Iglesia, el Papa y la figura del sacerdote busca, ante todo, desacreditar la condición de la Iglesia como referencia moral, con capacidad para pronunciarse con autoridad ética sobre diversos temas del mundo contemporáneo. Aun así, lo que es de esperar es que los padres de los niños sigan huyendo de la educación pública para acudir a la concertada y la privada, y allá donde haya presencia eclesial.

-         Asimismo, la campaña apunta directamente al celibato y la moral sexual católica. Pero lo cierto es que los problemas de abusos, como recuerda G. Weigel, no tienen que ver con la moral sexual católica sino con el hecho de haberla quebrantado; por lo demás, ningún índice muestra que haya mayor incidencia de pederastas entre célibes que entre casados. El matrimonio no es freno para una perversión sexual.

-         Según Philip Jenkins, autor del libro Pedofilia y Sacerdotes, la identificación entre sacerdote católico y abusador de niños ha sido típica en regímenes como la Francia revolucionaria, la Segunda República Española o la Alemania nazi.

-         Por último, hay quien señala la hipocresía de subrayar los crímenes de algunos eclesiásticos en tanto que se silencian los viajes organizados desde España, y con importante asistencia de VIPS, a países de Asia, a Cuba o a Marruecos. Son prácticas bien conocidas de turismo sexual con menores.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·