Viernes 22/09/2017. Actualizado 14:30h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Te lo aclaro

María Antonia Iglesias. El fenómeno.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Marcada por la polémica, y con una intensa capacidad de polarizar la opinión pública, María Antonia Iglesias tiene una trayectoria más compleja de la que se muestra en La Noria.

-         La periodista María Antonia Iglesias ha sido protagonista de algunos de los incidentes más notables del programa La Noria, si bien, a la hora de la verdad, consta que la audiencia cae cuando ella aparece. Eso no obsta para que Iglesias, cercana a los sesenta y cinco años, y jacobina confesa, haya logrado una popularidad que, pese a su larga trayectoria, antes no tenía, y eso que, en los últimos años, ha sido tertuliana en programas de la SER y Punto Radio, Telemadrid y Antena Tres, Cuatro y Canal Nou, Radio Galega y Radio Euskadi.

-         De joven periodista, Iglesias comenzó trabajando en el servicio de documentación de Informaciones, en los últimos años del franquismo. Allí coincidió con de la Serna padre y de la Serna hijo, con Martín Prieto y con Jiménez-Arnau, a las órdenes de Cebrián. Le indignaba la censura. Luego, en tiempos de la Transición, entraría en cabeceras míticas, de Triunfo y Tiempo a Interviú.

-         En 1984, Iglesias conoce un gran éxito profesional: entra en TVE y asciende cinco años después a la dirección de Informe Semanal; en 1990 pasa a dirigir los Servicios Informativos del ente público. En esta “época dura” de un felipismo sometido a gran crítica, Iglesias fue criticada por el cariz informativo –felipista- de sus telediarios, ocultando parcialmente informaciones sobre asuntos como los GAL o la corrupción. Fue memorable su envío de cámaras a prisión para sacarle a Julián Sancristóbal que, en realidad, el GAL había sido una invención de los despechos de Garzón. Iglesias haría el elogio del felipismo en “La memoria recuperada” (año 2003).

-         Iglesias, por aquella época recibió uno de sus muchos motes: “el buñuelo orgánico”. Jaime Campmany se apuntaría el de “albondiguilla”. Y Luis del Olmo abandonaría su pose de sensatez al llamarla “rata sectaria”.

-         Antes de su última polémica en La Noria (cuando Pedro Ruiz le preguntó “si era o no era puta”), Iglesias ha tenido otros escándalos televisivos. En Canal Sur arremetió durante una hora larga contra el sacerdote Jesús de las Heras a propósito de la memoria histórica. En otro debate entre Fernando G. Delgado y Nacho Villa, Iglesias y Rosa Regàs salieron del plató, tachando de “fascista” a Villa. Días después, Iglesias consideraría erróneo "debatir con personas que no son demócratas", y asimismo animó a prohibir espacios de debate a personas como Villa, en tanto que se confunde "la pluralidad con la demagogia".

-         En Telemadrid, una noche, Sáenz de Buruaga dio paso telefónico a Marimar Blanco -hermana de Miguel Ángel- para que glosara la política antiterrorista del gobierno Zapatero. Tras el análisis de Blanco, María Antonia Iglesias pidió la palabra y dedicó las palabras de rigor al dolor de la familia... para acto seguido dejar caer la descalificación de que Marimar Blanco "es del PP" y, por lo tanto, su opinión no merece ser tenida en cuenta.

-         En otra ocasión, a Rosa Díez, que no puede pasear sola por San Sebastián desde hace años, le dijo que dejase de practicar el victimismo.

-         Colaboradora durante años con El País como entrevistadora de prestigio, su atención al tema vasco ha hecho que el PNV le otorgara el Premio Sabino Arana (Iglesias es gran amiga de Arzalluz) y que escribiera un libro sólido sobre la cuestión, “Memoria de Euskadi”. Previo a este último libro suyo es “Maestros de la República: los otros santos, los otros mártires”, con prólogos de Carod-Rovira, Xosé Manuel Beiras, Santiago Carrillo o Almudena Grandes. La tesis de este libro, según Iglesias, es que "detrás de un maestro fusilado, había un cura que lo delataba". Pese a esta opinión, es sabido que Iglesias va a Misa con gran asiduidad, no sólo los domingos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·