Martes 26/09/2017. Actualizado 14:32h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Te lo aclaro

Las claves de la remontada de Fernando Alonso

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los primeros resultados de Fernando Alonso en esta temporada de Fórmula 1 situaron el listón muy lejos de lo esperado inicialmente. Sin embargo, las mejoras técnicas implementadas por Ferrari, las divisiones internas en otros equipos y la tenacidad del asturiano le colocaron en la lucha final por el título. Pese al fatídico final de Abu Dhabi, donde la escudería italiana 'regaló' un mundial, estas fueron algunas de las claves de su remontada:

 -Un “crack” motivando a su equipo: Los ingenieros que trabajan cerca de Fernando Alonso dicen de él que tiene un don especial para la motivación. Su equipo lo vivió así durante el Gran Premio de Mónaco, cuando durante la sesión de clasificación del sábado su Ferrari sufrió un accidente. El duro trabajo de semanas preparando el Gran Premio se quedó en nada: Alonso saldría último. Cuentan ingenieros de Ferrari que al llegar al box, el piloto asturiano comprobó personalmente el ambiente negativo y pesimista que allí reinaba. Tomó una decisión, escribirles de su puño y letra una carta personalizada a cada mecánico. Desde el que configura sus alerones hasta el que le cambia las ruedas, pasando por el que le transmite los tiempos por radio. En pocas letras, les pidió perdón por su error y les prometió a cada uno que todo era posible y que iba a “trabajar al 200 por cien” por ellos, por remontar. Así lo hizo, saliendo último y terminando en sexta posición. 18 puestos, la mayor remontada de su carrera deportiva. Dicen en Ferrari que ha sido uno de los momentos más  intensos y emotivos de la escudería. Ese es uno de sus secretos, hacer de todos sus victorias. En Renault y McLaren, sus anteriores equipos, se escuchan cosas parecidas sobre él.

-La división interna en Red Bull: En 2007, Kimi Raikkonen se plantó en la última carrera de Brasil como tercero de la clasificación. Por delante estaban Alonso y Hamiltón, ambos en McLaren, que habían escenificado durante toda la temporada una lucha por ser el piloto preferencial de la escudería. Al final, sólo consiguieron restar sus esfuerzos y darle la victoria al finlandés de Ferrari. Esta temporada, Red Bull –gran favorito al título- ha experimentado lo mismo con sus pilotos, Mark Webber y Sebastian Vettel. El primero, muy experimentado, ha realizado una gran temporada y llegó al final de temporada con muchas opciones de título. El segundo, una joven promesa ya consolidada, ha roto las previsiones y se ha colocado entre los grandes del mundo. Pero la relación entre ambos no es la de dos compañeros, sino la de dos rivales. En varias ocasiones han tenido rifirrafes que han terminado restándoles puntos, como en el accidente que sufrieron ambos en Turquía este año cuando iban primero y segundo, y del que se acusaban mutuamente. De no haber sucedido, Red Bull ya habría sido campeona del mundo a falta de una carrera.

-Sorprendente mejoría técnica del Ferrari: el coche que conduce Fernando Alonso experimentó un difícil comienzo de temporada debido a diversos problemas mecánicos. Red Bull, tras un intenso y fructífero trabajo durante la pretemporada, creo un bólido de laboratorio, medido al milímetro, absolutamente eficaz y fiable. En Ferrari, las evoluciones –mejoras mecánicas que se van implantando durante la temporada- tardaron en dar frutos. Durante los Grandes Premios de Malasia y China –muy exigentes para los motores-, el propulsor del Ferrari acabo quemado. Tras semanas de investigaciones en los talleres de Maranello, se descubrió que existía un problema en las válvulas neumáticas del motor: dejaban escapar demasiado aire y eso sobrecalentaba el motor hasta que se quemaba. Tras una ardua negociación con la FIA, el máximo organismo del automovilismo decidió aceptar las modificaciones propuestas por Ferrari para sus motores. Se abría así un futuro esperanzador para la escudería. Además, Ferrari se ha guardado un ‘as’ en la manga, y ha dejado sus mejores cartas para la partida final: los motores de los grandes premios finales son significativamente más potentes y fiables que los del inicio.

-Aprendiendo de los demás: algunas de las mejoras puestas en marcha por la escudería Ferrari en sus monoplazas no son ideas originales de los italianos. Los escapes a ras de suelo, por ejemplo, están calcados a los que llevan los Red Bull. Ferrari tiene un equipo de ingenieros dedicado exclusivamente a analizar los coches rivales para descubrir cuáles son las claves de su éxito. Esto se manifestó claramente durante el Gran Premio de Valencia, cuando los Ferrari estrenaron un ‘kit’ aerodinámico totalmente revolucionario, que redujo considerablemente la resistencia al viento a cambio de una perdida de velocidad punta. El denominado por la prensa ‘alerón mágico’ de Ferrari consiguió que el paso por curva fuera mucho más rápido. Las ‘malas lenguas’ aseguran que fue resultado de un ‘híbrido’ de los esquemas de McLaren y Red Bull. El espionaje industrial en la Fórmula 1 está a la orden del día.

-Apoyo de la afición: Cuando Fernando Alonso ganó sus dos primeros campeonatos con Renault, sus seguidores eran mayoritariamente españoles, pese a que la escudería era francesa y pese a que era la ‘marsellesa’ la que sonaba en los podios que el asturiano arrebataba cada fin de semana a la ‘leyenda’ Schummacher. En McLaren tampoco consiguió el favor de los aficionados británicos, inmersos en la ‘fiebre’ de un debutante Hamilton –el mejor debutante de la historia de la Fórmula 1-. Ahora, en Ferrari, las cosas han cambiado. A la masa de aficionados españoles se ha unido la de los mundialmente conocidos ‘tiffosi’, una legión que apoya incondicionalmente cada temporada al piloto estrella de la escudería italiana. Alonso se ha ganado con esfuerzo su apoyo, y no hay circuito en todo el mundo que no coree el nombre del asturiani al paso de su monoplaza rojo. Sin duda, un apoyo moral que agradecen todos los pilotos. Alonso ha reconocido que correr con Ferrari en cualquier parte del mundo es casi como “correr en casa”.

-No se rinde: Quienes le tratan de cerca aseguran que su competitividad es extrema. Flavio Briatore, su ‘descubridor’, aseguró tras los primeros éxitos de su carrera que era “la persona más luchadora” que había conocido.  Ese carácter le ha ayudado, por ejemplo, a no venirse abajo en su última temporada en Renault, cuando conducía en coche muy por debajo de la media de sus competidores. Pese a que la mecánica no le acompañaba, consiguió alzarse con unos cuantos podios y victorias, quedando en una digna posición al final de la temporada. Lo mismo ocurrió al principio de este año 2010, cuando tras un debut con victoria, Alonso pasó casi tres meses en blanco por los problemas mecánicos de su Ferrari. El español nunca tiró la toalla.

-Nerviosismo de Hamilton: Lewis Hamilton está considerado por los expertos como el piloto más espectacular de la parrilla. Sus adelantamientos agresivos le han hecho ganar esa fama. Aunque la parte negativa es su nerviosismo a la hora de pilotar, que le lleva a cometer errores con los que pierde puntos que ya tenía en el bolsillo. Es lo que le pasó por ejemplo en Monza este año, donde partía como líder del campeonato desde la segunda posición. Pese a que un ligero conservadurismo le permitía mantener su ventaja de puntos, Hamilton pecó de ambicioso y en la primera vuelta intentó un peligroso adelantamiento a Massa. Acabó en la cuneta y sin puntos. El principal defecto de Hamilton ha sido, indudablemente, una de las causas que ha permitido a Fernando Alonso sumar más puntos y situarse en la lucha final por su tercer campeonato. 

 -Órdenes de equipo: este es uno de los puntos más polémicos que han ayudado a Alonso en su camino a la remontada. Técnicamente prohibidas por el reglamento, las órdenes de equipo son una realidad encubierta en todos los equipos de Fórmula 1 que pelean por el título. Alonso, como hizo en su día también Michael Schummacher, se ha beneficiado de ellas. En el gran premio de Alemania de este año, su compañero de escudería Felipe Massa circulaba por delante suyo, aunque a menor velocidad que el asturiano. Fue entonces cuando el brasileño escucho por radio un mensaje con una orden implícita: Fernando Alonso es más rápido que tú. ¿Puedes confirmar que has entendido este mensaje?". Tras escucharlo, facilitó la maniobra de adelantamiento a Alonso. Tras la protesta de Red Bull y McLaren, Ferrari fue multada con 100.000 dólares, aunque no supuso penalización de puntos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·