Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Te lo aclaro

¿Por qué están tan de moda los cruceros?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Casi 16 millones de pasajeros en todo el mundo tomarán un crucero en 2011, un 6,6% más que el año pasado. Las innovaciones tecnológicas de las navieras, la variada oferta de entretenimiento y la fidelidad de los viajeros son algunas de las razones que explican este crecimiento. Pero, ¿dónde está exactamente el secreto de este éxito?

En España, el número de pasajeros de cruceros que pasaron por los puertos se situó en 7,1 millones de personas durante 2010, lo que en el sector se califica como un récord histórico. En apenas una década, el número de personas que eligen un crucero para disfrutar de unos días de descanso se ha triplicado.

Esta cifra corresponde al número total de entradas y salidas, es decir, incluye pasajeros que embarcan y desembarcan en un puerto base, así como los que ya viajan a bordo y salen del barco para hacer una visita de un día a la ciudad, tanto nacionales como de otros países.

Como ejemplo, el puerto de Barcelona movió 2,3 millones de pasajeros de cruceros el año pasado. Mientras el 55% correspondió a personas que embarcaron y desembarcaron en la capital Condal, ya que es puerto base de numerosas navieras, el otro 45% era tránsito de día, es decir, pasajeros que llegan por la mañana a bordo del barco, salen a visitar la ciudad o alrededores, y por la tarde, regresan al buque.

Las principales navieras han llevado a cabo importantes estrategias, en muchas ocasiones en colaboración con las autoridades de los propios lugares de escala, para poder alcanzar sus objetivos. Pero, ¿cuáles son exactamente los secretos de este auge?:

-- Coordinación entre las navieras y las compañías de la ciudad de destino: Las empresas de cruceros y las locales que les prestan servicios -excursiones, avituallamiento- trabajan estrechamente entre sí. Así, mientras una parte del pasaje se lanza a recorrer la ciudad por su cuenta, otros contratan excursiones de 3 ó 4 horas por dicho lugar. Los destinos ofrecen excursiones y productos adaptables a todos los segmentos de clientes que van a encontrar y a pasajes de diferentes tamaños.

-- Se busca que el destino tenga cierto atractivo en el puerto o en un lugar cercano: No son suficientes unas infraestructuras adecuadas y precios competitivos. Por ejemplo, se han consolidado con éxito excursiones de todo un día que permiten a los pasajeros de un crucero que ha hecho escala en Málaga ir a Granada a visitar la Alhambra, o bien desembarcar en Vigo para ir hasta Santiago de Compostela.

-- Los clientes de cruceros prefieren los puertos tranquilos y valoran mucho los detalles del servicio ofrecido en el destino: Se inclinan por los puertos tranquilos y circuitos o excursiones, como podría ser la que ofrece, por ejemplo, Cádiz en combinación con Sevilla. Se trata de turistas con los que hay que cuidar mucho el detalle porque aunque dispongan de un alto poder adquisitivo no están dispuestos a pagar un precio que no se corresponda con el servicio que se les ofrece.

-- Un ‘mix’ de actividades gastronómicas, culturales y de ocio pensadas para un viajero relámpago: Hay que tener en cuenta que la mayoría de cruceristas sólo disponen de unas horas o de medio día para visitar una ciudad o sus alrededores antes de volver al barco. Los destinos están ofreciendo a este viajero gran variedad de actividades de corta duración: no solo complementos de ocio y restauración, sino también han ampliado su oferta ahora a espectáculos de flamenco o rutas de tapas.

-- Crecimiento en ventas por su relación calidad-precio: El producto se ha estandarizado, es flexible y ha llegado a las clases medias.

-- Los destinos de la costa española, a por los cruceros: Cada vez más ciudades de mar, observando el crecimiento del turismo de cruceros, aspiran a ser puerto base de las navieras o al menos convertirse en una escala de sus itinerarios. La clave del éxito es tener infraestructuras, operadores locales que den confianza a las navieras y un buen servicio de atención al viajero.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·