Viernes 22/09/2017. Actualizado 14:30h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Te lo aclaro

¿Hacia dónde va la infanta Cristina?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“Debemos absolver y absolvemos a Doña Cristina Federica de Borbón y Grecia de los delitos contra la hacienda pública...”; “debemos condenar y condenamos a don Ignacio Urdangarin Liebaert...”: la sentencia del ‘Caso Nóos’ pone fin al proceso judicial en lo que se refiere a la infanta Cristina, y abre numerosos interrogantes a partir de ahora: ¿Cómo será su vida tras su absolución y la condena a su marido?

Iñaki Urdangarín y Cristina de Borbón llegan al juicio del ‘Caso Nóos’. Iñaki Urdangarín y Cristina de Borbón llegan al juicio del ‘Caso Nóos’.

La reacción más sincera que alguien de la Casa del Rey dio sobre el impacto del proceso judicial de la infanta Cristina y su marido fue la de Rafael Spottorno, último jefe de la casa con Juan Carlos I. En 2014 dijo que la instrucción del ‘Caso Nóos’, con la sucesión de noticias que fueron saliendo sobre las actividades ilícitas de Urdangarin, estaba siendo “un martirio” para la institución monárquica.

Pocas dudas caben de que esta trama de corrupción ha sido uno de los asuntos que más ha debilitado la confianza de los españoles hacia la monarquía. De ahí que Juan Carlos I y Felipe VI trataran de levantar cortafuegos para que el ‘incendio’ no les alcanzara de forma colateral.

Primero la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin fueron apartados de la agenda oficial, con el añadido de ese comentario de Spottorno de que la actuación del ex jugador de balonmano no había sido ejemplar. Años después, Felipe VI reaccionó a la situación de imputada de su hermana Cristina revocándole el título de duquesa de Palma de Mallorca, que también utilizaba Urdangarin como consorte.

Con el rechazo social y el alejamiento de la Casa del Rey, la infanta y su familia se trasladaron a Suiza, a Ginebra, para tratar de llevar allí una vida más normal y alejada del continuo foco mediático de España. Pero ahora la situación puede cambiar tras la sentencia del ‘Caso Nóos’.

Por ahora Urdangarin no entra en la cárcel

En lo que a ella le afecta, la infanta Cristina ha sido absuelta de los dos delitos fiscales de los que estaba acusada, pero su marido Iñaki Urdangarin ha sido condenado a seis años y tres meses de prisión. Todavía no tendrá que entrar en la cárcel, ya que la Audiencia de Palma ha considerado que no existe un riesgo de fuga que justifique su ingreso inmediato mientras se resuelve el recurso ante el Tribunal Supremo.

¿Se mudará la familia Urdangarin Borbón tras esta sentencia? El proceso judicial ha terminado para la infanta, que sólo tendrá que pagar 256.000 euros. Pero pende sobre la familia la condena de seis años de cárcel que en un futuro más o menos próximo podría tener que cumplir Iñaki Urdangarin.

El centro penitenciario en el que sería internado podría ser decisivo en este sentido. En su momento, desde Instituciones Penitenciarias sondearon las posibilidades que ofrece la cárcel de Brieva, en la provincia de Ávila. Su módulo de hombres está vacío desde que lo abandonara su preso más “ilustre”, el ex director de la Guardia Civil Luis Roldán, por lo que se pensé en él como idóneo para acoger al cuñado de Felipe VI y evitar los problemas de seguridad que plantearía otra prisión.

Aunque no vaya a ser inminente, se da por hecho que la infanta Cristina y sus hijos tratarán de estar cerca de Iñaki Urdangarin si éste entra en prisión. El anuncio de que la Fundación Aga Khan, para la que trabaja Cristina de Borbón, piensa abrir delegación en Lisboa centraron todas las miradas en la capital de Portugal, desde la que podrían viajar con discrección a cárceles del oeste de España para visitar a Urdangarin.

Suiza, Portugal, España...

El Confidencial Digital ha contactado con Fernando Rayón, periodista especializado en información sobre la casa real, que opina que “la opción de irse a vivir a Lisboa es bastante razonable”. Para él, la elección de Suiza como lugar de residencia no fue adecuada por parte del matrimonio Urdangarin-Borbón, por las connotaciones negativas que ese país tiene para la opinión pública española por los casos de evasión fiscal.

“Su sitio natural es España”, considera Rayón, pero admite que para la infanta Cristina y para su marido no sea cómodo volver a vivir en alguna ciudad española por la presión mediática y el reproche social que, con toda probabilidad, tendrían que soportar si se instalaran de nuevo en nuestro país.

Sobre todo, los más perjudicados podrían ser sus cuatro hijos. El mayor, Juan Urdangarin Borbón, cumplirá 18 años en septiembre y podría ir a la universidad pronto. El resto, sin embargo, aún son menores y durante sus últimos años en Barcelona, antes de mudarse a Ginebra, ya sufrieron comentarios, pullas y presión en el colegio y en su entorno por la investigación judicial sobre su padre.

Por cierto, que el suplemento Crónica, del diario El Mundo, publicó hace tiempo una confesión que la infanta habría hecho a sus compañeros de banquillo durante la vista oral en la Audiencia de Palma: “Qué ganas tengo de que acabe esto para no volver a pisar este país”. Poco después, la propia infanta quiso rebatir esa noticia haciendo una breve declaración ante los medios que la vieron en Barcelona en diciembre, y dijo que estaba “encantada de estar aquí”.

Trabajo: Fundación La Caixa y el Aga Khan

Otro aspecto importante que puede cambiar en la vida de la infanta Cristina es el laboral. Desde hace años Urdangarin no trabaja por cuenta ajena, ya que dejó su empleo en Telefónica y se centró en preparar su defensa en el ‘Caso Nóos’. Se ha encargado de cuidar de sus hijos mientras que la infanta Cristina ejerce de directora del Área Internacional de la Fundación La Caixa, que tal y como se contó en estas páginas, no tiene ninguna intención de prescindir de ella.

En Ginebra, Cristina de Borbón y Grecia trabaja sobre todo la relación de la Fundación La Caixa con organismos internacionales que tienen sede en esa ciudad suiza, y con los que debe mantener contacto por los proyectos de cooperación que desarrolla la fundación. Además, también trabaja a tiempo parcial como coordinadora interagencias en la Aga Khan Trust for Culture, la fundación cultural de este imán de los musulmanes chiitas ismailíes nizaríes, amigo personal del rey Juan Carlos.

Habría que ver si finalmente la infanta Cristina y su familia se mudan de Ginebra; en ese caso, si mantiene sus puestos de trabajo, si cambia de función en ellos, o si por el contrario tiene que buscarse otro empleo.

La cuestión de los derechos sucesorios

El asunto más delicado que quedaría por resolver sería el de la condición de Cristina de Borbón y Grecia dentro de la familia real. Fernando Rayón asegura que dentro de la casa real hay quien mantiene la postura de que, una vez que ha sido absuelta por la justicia, la infanta Cristina podría reincoporarse a la agenda oficial de la familia real.

Pero por otra parte, el equipo de Zarzuela que acompaña al rey Felipe es muy estricto con el protocolo, y ya redujo la familia real a los reyes Felipe y Letizia, sus hijas Leonor y Sofía, y los reyes eméritos. Incluso éstos, y la infanta Elena, aparecen sólo muy esporadicamente en actos en representación de la Casa del Rey.

El ex director del diario ABC José Antonio Zarzalejos terció en el debate de los derechos sucesorios hace unos días. Pese a no haber recibido un reproche penal y haber sido absuelta, opinó que la infanta debe ser consciente de que tuvo una conducta reprobable desde el punto de vista ético.

Por ello, y con el doble objetivo de desagraviar a la sociedad española y no ‘contaminar’ a la monarquía, consideraba que la infanta Cristina debería hacer un acto público de arrepentimiento y acompañarlo de una renuncia a los derechos dinásticos que mantiene como sexta en la línea de sucesión a la Corona: “No hay precedente de una infanta de España que conserve los derechos dinásticos se haya sentado en el baqnuillo, y que su marido haya sido condenado por siete delitos”.

Por contra, Fernando Rayón argumenta que la infanta no debe renunciar a sus derechos sucesorios ni por ella ni por sus hijos, ni tampoco a la dignidad de infanta. Destaca que la jurisprudencia del Tribunal Supremo considera que no se puede condenar a una mujer por beneficiarse del dinero ilícito de su marido.

Y a ello suma el ejemplo de otras casas reales europeas, que en casos similares al de la infanta Cristina no ha apartado a esos miembros de la realeza. Con estos dos parámetros cree que debería regirse la Casa del Rey en su actitud hacia la segunda hija de Juan Carlos I y hermana de Felipe VI tras la sentencia judicial del ‘Caso Nóos’.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·