Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Agentes de policía tienen que pagar de su bolsillo en estos momentos botas de invierno, anoraks, guantes o chalecos antibalas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

No es lo mismo ser un policía empleado en el Sur que en una localidad del Norte. Agentes de este cuerpo han asegurado a El Confidencial Digital que el uniforme que se les facilita es insuficiente para afrontar las bajas temperaturas de algunos destinos de trabajo. Deben pagarse de su propio bolsillo botas de invierno, anoraks, guantes o los propios chalecos antibalas.

No es lo mismo ser un policía empleado en el Sur que en una localidad del Norte. Agentes de este cuerpo han asegurado a El Confidencial Digital que el uniforme que se les facilita es insuficiente para afrontar las bajas temperaturas de algunos destinos de trabajo. Deben pagarse de su propio bolsillo botas de invierno, anoraks, guantes o los propios chalecos antibalas.

 

“Los zapatos que nos proporcionan no son para invierno”, denuncia un policía mientras comenta que sólo sirven si se trabaja en una oficina o en una ciudad cálida, pero si se está destinado en la frontera o en una localidad del Norte tienen que comprarse unas botas a cuenta del propio sueldo. Lo mismo ocurre con otras prendas necesarias para afrontar el frío como los guantes.

 

Respecto a los anoraks, los policías afirman que en muchos lugares todavía se utilizan unas prendas antiguas que no abrigan lo suficiente. En otros destinos, en cambio, reconocen que sí se ha renovado esta parte del uniforme.

 

Los finos chalecos antibalas interiores no son obligatorios, pero los agentes que opten por llevarlos deben adquirirlos por su cuenta, aunque señalan que los miembros de la policía autónoma vasca reciben subvenciones para su compra.

 

Otra cosa distinta son los gruesos chalecos protectores que algunos uniformados llevan de manera visible. Estos son de uso obligatorio en algunos lugares de trabajo, como por ejemplo, a las puertas del Congreso de los Diputados, y son facilitados por cuenta del cuerpo de policía.

 

ECD se ha puesto en contacto con portavoces oficiales de la Dirección General de la Policía que no han realizado ningún tipo declaración.