Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

El relevo del embajador español en Bolivia siembra el desconcierto en la diplomacia: inusual secretismo, Zapatero ofrece su cabeza a Evo Morales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En los últimos días se ha conocido la intención del Ejecutivo socialista de relevar al embajador español en Bolivia. La sede diplomática en La Paz tendrá nuevo inquilino y en el mundo diplomático circula ya la posible causa de este cambio: las presiones del presidente Evo Morales, harto de su defensa de las empresas españolas.

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero propondrá a Emilio Menéndez del Valle como embajador de España en Bolivia. El relevo de Francisco Montalbán, ‘filtrado’ hace unos días por diversos medios, ha sembrado el desconcierto en el mundo diplomático. La causa de su cese -según fuentes consultadas por ECD- sería su enconada defensa de las empresas españolas radicadas en el país andino, haciendo frente a los planes del presidente Evo Morales.

Emilio Menéndez del Valle, eurodiputado socialista desde 1999 ha estado estos días en Perú, y de regreso a su puesto en Bruselas está a la espera de recibir noticias del Ejecutivo. Menéndez no es nuevo en estas lides. Quien fuera profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Complutense y coordinador de Política Internacional del PSOE ya ha sido embajador en Jordania (1983) e Italia (1987). En fechas recientes ha participado como observador en diversos comicios de Ecuador, Nicaragua y la propia Bolivia.

Por su parte, el actual embajador español en Bolivia, Francisco Montalbán, ha sido la cara visible de nuestro país en los problemas surgidos con empresas españolas en aquel país durante dos años largos y tras la llegada al poder del líder cocalero Evo Morales. Fuentes diplomáticas explican que la causa de su relevo hay que encontrarla en esa defensa de los intereses de las compañías nacionales en la zona.  De hecho, ese ‘choque’ de ideas ha tenido su escenificación en un episodio reciente.

El embajador de España invitó a Evo Morales a una cena en la sede de la legación diplomática. Durante el transcurso de la misma, un comentario de Montalbán en defensa de las empresas españolas provocó una reacción sorprendente: Evo Morales se levantó de la mesa indignado y abandonó el edificio. Un gesto –por cierto- que no es infrecuente en el líder cocalero: todavía circula por Internet un vídeo que recoge un incidente similar durante una entrevista televisiva.

En fuentes diplomáticas españolas se recuerdan ahora las similitudes de este caso con lo sucedido en Argentina. El inminente nombramiento del socialista Rafael Estrella como embajador en Buenos Aires en lugar del actual, Carmelo Angulo, es producto de otra petición, en esta ocasión cursada por Néstor Kichner y a la que también ha accedido el presidente español.

En el caso de Bolivia, se destaca cómo se ha llevado todo con extremo sigilo, haciendo uso de “unas formas lamentables” a las que están poco acostumbrados los diplomáticos. Normalmente los ceses y nombramientos -aunque no se hayan hecho oficiales- suelen ser ‘vox populi’ dentro del cuerpo diplomático español.

El Confidencial Digital ha confirmado que el entorno más cercano al todavía embajador en Bolivia desconocía que este fuera a ser relevado. El propio embajador parece que sí tuvo conocimiento previo del mismo. En conversación telefónica con ECD, declinó hacer declaraciones sobre el particular argumentando que se trataba de “un asunto delicado”.

En caso de producirse finalmente el relevo y nombramiento de Menéndez, éste se convertirá en el octavo ‘embajador no de carrera’ nombrado por el Gobierno Zapatero por motivos estrictamente políticos. La lista se completa con nombres como el de Luis Planas, en Marruecos; Raúl Morodo, en Venezuela; Germán Bejarano, en Malasia; Fernando Ballestero, en la OCDE; Francisco Vázquez, en la Santa Sede, María Jesús Sansegundo, en la UNESCO.