Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

El rector de la Complutense monta un sistema de espionaje a profesores en las aulas y paga los chivatazos de los alumnos con créditos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Este curso académico, el rector de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Carlos Berzosa, repite iniciativa. Quiere mejorar la calidad de la docencia en las aulas y ha recurrido a alumnos voluntarios para controlar el comportamiento de sus cerca de 6.000 profesores.

El pasado 13 de junio de 2005, el Consejo de la UCM aprobó una serie de medidas para mejorar la calidad de la institución universitaria. Una de estas medidas tiene como objetivo conocer de primera mano, esto es, a través de los alumnos, si los profesores de la UCM imparten sus clases como es debido, la duración de las mismas y si se ajustan al temario mandado. A cambio, el “espía” es bonificado con un crédito de libre configuración.   Para este propósito, Berzosa ha dispuesto que, de los casi 90.000 alumnos de la UCM, 1.355 de estos sean elegidos aleatoriamente para “espiar” a los profesores de las distintas facultades y centro universitarios adscritos.   El curso 06/07 repite la iniciativa aprobada el año pasado en el Consejo. En la anterior edición, sólo un 30 por ciento de los 1.355 alumnos respondieron a la encuesta: un total de 406 alumnos, según fuentes oficiales de la UCM. Y los resultados obtenidos, afirman desde la Universidad, son “casi residuales” ya que “sólo el 2 por ciento de los profesores no justificaron sus ausencias”.   Según ha podido saber El Confidencial Digital, algunos profesores de la UCM han dado este curso la bienvenida a los alumnos “espía” en las primeras clases. La advertencia de los profesores ha sorprendido a los alumnos al utilizar afirmaciones como: “¿Qué no sabéis que hay un ‘espía’ en clase? Pues sí. Ahora el Rector nos ha puesto un espía para controlarnos”, se ha escuchado decir en fecha reciente en algún aula de la universidad.   Sobre este parecer, desde la UCM se asegura que “lo de los alumnos ‘espía’ es absurdo” y que, con este tipo iniciativas, lo único que se pretende es “mejorar la calidad en las aulas a través de los alumnos”. Desde el centro superior se insiste en que a los alumnos se les está requiriendo sobre los siguientes temas:   -- Si el profesor asiste a clase o no.   -- Número de horas de clase impartidas.   -- Si han recurrido a sustituciones por ausencia del profesor titular.   -- Tipo de clase –teórica o práctica- que se les ha dado.   -- Si se está siguiendo el temario de la materia, también por parte de los docentes que realizan sustituciones.   -- Y si se recuperan las clases perdidas.   “No se les pide a los alumnos nada más”, afirman las fuentes oficiales consultadas. Además, desde la UCM se insiste en que los alumnos se ofrecen voluntarios previa selección aleatoria, que los datos son recabados por la Inspección de Servicios de la Universidad y que lo que se busca es la mejora de la calidad de las clases.

·Publicidad·
·Publicidad·