Lunes 26/09/2016. Actualizado 13:28h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Controladores aéreos del Ejército denuncian el riesgo de un caso “Yakolev” en España por la situación límite del personal

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Controladores aéreos en condiciones de grave riesgo para la seguridad y un colectivo muy capacitado pero exhausto. Esta es la situación que denuncia un grupo de trabajadores del Ejército del Aire que, según ha podido saber ECD, llevan años intentando acabar con esta situación de grave riesgo sin haber sido escuchados.

Controladores aéreos en condiciones de grave riesgo para la seguridad y un colectivo muy capacitado pero exhausto. Esta es la situación que denuncia un grupo de trabajadores del Ejército del Aire que, según ha podido saber ECD, llevan años intentando acabar con esta situación de grave riesgo sin haber sido escuchados.

 

La situación parte de un hecho clave: todas las bases aéreas militares españolas, menos una, están abiertas al tráfico civil, coexistiendo en esos aeródromos estructura castrense y aeropuertos civiles. Zaragoza, Torrejón, Murcia, Albacete, León, Valladolid, Salamanca o Badajoz son terminales, por tanto, cuyo tráfico aéreo está siendo controlado por personal militar. Estas dependencias están ordenadas y sus plantillas establecidas según las necesidades del tráfico militar.

 

En los últimos años la reconversión de esas bases en aeropuertos civiles y el incremento considerable de tráfico aéreo no militar, está provocando una situación insostenible en el personal del Ejército del Aire. Según denuncian algunos profesionales del sector, son innumerables las irregularidades que se están cometiendo entre el personal castrense.

 

Mientras Defensa sigue dilatando una reestructuración acorde a las actuales necesidades del sector, esta situación incide peligrosamente en las operaciones aéreas que estos controladores realizan. Cientos de vuelos diarios y miles de personas están en manos de un colectivo muy profesional pero sometido a una presión constante día a día.

 

Entre los afectados hay quien se pregunta qué pasará cuando acontezca un “Yakolev español”. Muchos de estos controladores perdieron familiares y amigos en aquel desgraciado accidente, directamente relacionado con su profesión. Ahora, sin querer recurrir a alarmismos innecesarios, aseguran que se podría estar cerca de una tragedia parecida.

 

“Si esto sucediese –ha señalado a ECD un trabajador del sector-, la cantidad de documentos que hay denunciando la actual situación darían para más de una comisión de investigación en el Congreso”.

 

Tanto AENA como Defensa –protestan los afectados- se valen del carácter militar de este colectivo, al que no le queda más remedio que obedecer y trabajar. Y permanecer callados.