Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Decisiva Junta del Real Madrid. Algunos directivos insisten: el espíritu de Florentino Pérez “sigue latiendo”; Martín debe imitar a César Alierta

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Este miércoles tiene lugar una decisiva Junta Directiva en el Real Madrid. La cita se presume tormentosa. Por lo pronto, un grupo de directivos desvela su inquietud: el espíritu de Florentino Pérez sigue latiendo en este club, está muy vivo; Fernando Martín debe dar un golpe de mano al estilo de César Alierta.

Según estos máximos responsables de la directiva blanca, Florentino Pérez está utilizando a Martín para que éste asuma el cartel de “fracasado” y todos se olviden de él mismo. La junta directiva actual es un órgano diseñado a la medida de Florentino. No la ha elegido Fernando Martín. De ahí el deseo de estos dirigentes de que el actual responsable del club realice un golpe de mano como el que llevó a cabo César Alierta cuando llegó a Telefónica y eliminó de un plumazo a los consejeros de Juan Villalonga, diseñando un consejo de administración a su medida.   Hay que recordar cómo, nada más llegar a la presidencia de Telefónica, César Alierta se entrevistó con La Caixa y el BBVA, accionistas de referencia de la operadora, y pactó la salida de todos los directivos independientes del consejo –uno de ellos, Alberto Cortina- y fichó a Fernando Abril Martorell. El tiempo demostró que el fichaje de uno de los ejecutivos cesados años atrás por Juan Villalonga había sido sobre todo un “gesto”: se cerraba una era y comenzaba otra, quiso dejar claro Alierta.   Para este colectivo de madridistas, la prueba de toque que demuestra hoy la presencia de Florentino en la cúpula merengue hay que buscarla en lo sucedido hace unas semanas con Ángel Torres, presidente del Getafe. Días antes del derbi, Torres calentó el encuentro con unas duras declaraciones. En una entrevista al diario As, aseguró que al ex presidente madridista “se le ha ido la olla”. Torres ofreció además otro gran titular a la emisora Punto Radio: “Florentino se tiró del barco, y los demás que se ahoguen”, dijo.   Tras esas manifestaciones, Florentino Pérez llamó a varios directivos del Real Madrid y les obligó a sacar una nota en la página web oficial del equipo mostrándole su apoyo. Fernando Martín no se opuso. Se encontraba en Miami pasando unos días de vacaciones. Pero, poco después, pidió a la junta que varios responsables del club se personaran en la comida oficial con el Getafe y allí arreglarlo todo.   Según estas fuentes, Florentino saboteó la reunión: los principales directivos de la entidad no acudieron a la cita. Sólo tres personas hicieron acto de presencia: Emilio Butragueño (que es vicepresidente y no podía faltar), Otero Lastres y el futbolista Amancio (que no es directivo). Es ahí, sostienen desde el club, cuando los directivos disidentes se percatan de la soledad de Fernando Martín: ha sido incapaz de obligar a los principales miembros de la junta a que fueran a esa comida.   Desde ese momento, se hacen fuerte juntos. Su objetivo es forzar la máquina en la reunión de mañana miércoles –explican- para que Fernando Martín, duramente contestado porque va excesivamente por libre, convoque elecciones. Lo lograrán si dimiten todos a la vez pues los estatutos del Madrid estipulan que con menos de 5 directivos el club debe llamar a las urnas.   Sin embargo, hay quien sospecha que este miércoles sólo unos pocos darán ese paso y se marcharán. Está por ver la actitud final que adoptan los Abelló, Fernando Fernández Tapias, Ramón Calderón, Enrique Sánchez... todos, hombres de Florentino Pérez. Hasta Luis del Rivero, enemigo acérrimo de Florentino durante sus años de presidente, se ha vuelto contra Fernando Martín.   Un sector de la directiva apunta que Fernando Martín está queriendo gobernar el Madrid como hace con sus proyectos urbanísticos, es decir, con tiempo. “Y en esta ocasión tiempo es precisamente lo que no tiene”, apostillan.