Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Escenas de pánico en la franja de Gaza por un inesperado ataque con morteros durante una operación de rescate de trece residentes españoles que iban a ser evacuados

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El incidente se produjo hace semana y media, en el paso fronterizo de Erez, en Gaza, y afectó a personal del consulado español en Jerusalén y a los trece evacuados. Aunque el hecho no ha trascendido, hubo escenas de verdadera tensión y se rememoró el reciente atentado en Yemen que costó la vida a ocho españoles.

Los hechos tuvieron lugar el pasado día 5 de julio. Ese día, una delegación del Consulado General de España en Jerusalén se desplazó hasta el paso fronterizo de Erez, en Gaza, para proceder a la evacuación de trece españoles. Desde que los islamistas de Hamás asumieran por las armas el control de la franja de Gaza, venciendo la resistencia de Al Fatah, la zona se ha vuelto un polvorín y el extranjero ha sido considerado ‘persona non grata’. El Ministerio de Asuntos Exteriores advierte que se trata de un enclave de “alto riesgo”.

La elección de esta vía de fuga para la operación de rescate mencionada viene dada por las características del lugar. Erez se ha convertido en el único paso fronterizo para personas entre Gaza e Israel. De hecho, en el lado palestino se concentran todos los días cientos de civiles que tratan de huir de la franja y del gobierno de los islamistas.

Pues bien. Según los testimonios recogidos por El Confidencial Digital entre el grupo de evacuados, el momento crítico se produjo en torno a las once y media de la mañana, cuando seis de los residentes se encontraban en las inmediaciones del autobús que les esperaba. En ese momento, comenzó el fuego de mortero.

Nada más producirse las primeras explosiones, el ejército israelí destacado en la zona se desplegó con enorme rapidez. Introdujeron a todo el personal en un cuarto de seguridad habilitado en el propio paso fronterizo y, con la ayuda de varios agentes del consulado español que apoyaron la operación, completaron el repliegue.

Cuando cesó el ataque, y una vez que las tropas locales dieron su visto bueno tras haber barrido y limpiado la zona, se continuó con la evacuación. Horas después del incidente, las autoridades confirmaron a los españoles que se había tratado de morteros de 60 milímetros, provenientes de la franja de Gaza. Al final, se contabilizaron hasta ocho impactos de proyectil.

Testigos presenciales consultados por ECD aseguran que los proyectiles llegaron a impactar a treinta metros del lugar donde ellos se encontraban,al descubierto. No hubo que lamentar heridos, aunque sí se vivieron momentos de cierta tensión y pánico.