Viernes 02/12/2016. Actualizado 17:20h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

El embajador de España en Jartún demanda a Exteriores mayor protección para su legación al constatar un incremento en el nivel de inseguridad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Miguel Ángel Moratinos está al tanto de la solicitud del embajador español en Jartún, Sudán. Se trata de una legación de reciente creación y precisa efectivos para la seguridad de los diplomáticos españoles en la zona. Se enviarán agentes de la Guardia Civil.

El embajador español en Jartún (Sudán), Ramón Álvarez-Novoa Sánchez, ha solicitado en fecha reciente al Ministerio de Asuntos Exteriores mayor protección para la sede española y las personas que allí trabajan.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, el equipo de guardaespaldas saldrá de los miembros del GAR –Grupo de Acción Rápida- de la Guardia Civil. Todo parece indicar que a la Embajada de reciente apertura (2006) acudirá en las próximas semanas una célula normal de trabajo. De momento se han solicitado voluntarios.

La solicitud del representante diplomático está motivada por el incremento del nivel de inseguridad en la zona así como por el buen trabajo realizado por el GAR en otras legaciones extranjeras, como la de Kabul en Afganistán.

Expertos consultados por ECD aseguran que Sudán es actualmente un enclave peligroso. Lleva dos décadas de guerra civil. El gobierno, de origen musulmán, “se enfrenta y esclaviza a una minoría del sur del país cristiano-animista”, se advierte.

En cuanto a la protección actual de la Embajada, desde el Ministerio de Asuntos Exteriores no se quiere hacer ningún comentario al respecto. No obstante, la crítica que se realiza en algunos colectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado es que la protección real en la mayoría de las embajadas “es nula” o consistente en personal nativo contratado como guardia jurado.

Se suele tratar, advierten los expertos, de individuos “carentes de valor policial y de dudosa lealtad”, explican.