Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Las mafias del Este están utilizando España para intercambiar hachís por armas con destino a grupos radicales de Marruecos: Mohamed VI ha pedido ayuda

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El nuevo negocio es redondo. Los traficantes utilizan las mismas embarcaciones rápidas en las que traen la droga a la costa española y regresan a Marruecos cargados de armas procedentes de Europa del Este y que tienen como destino grupos radicales o la misma Al Quaeda.

Según fuentes de la lucha contra el crimen organizado consultadas por El Confidencial Digital, las fuerzas de seguridad marroquíes están advirtiendo desde hace meses sobre el aumento del “tráfico de armas” hacia el interior del país que podrían estar sirviendo a grupos de oposición al gobierno para rearmarse e incrementar su oposición.

El origen de esta escalada sería la decisión del Rey de Marruecos, Mohamed VI, tomada ante la Unión Europea, de sustituir un 10 % de las plantaciones dedicadas al hachís en este país. El monarca ya avisó de que esto sucedería y busca ahora con ansias la colaboración del Gobierno español para acabar con este peligroso tráfico.

El otro posible objetivo de la mercancía es la rama marroquí de Al Quaeda, un grupo contra el que también se han implicado las fuerzas de seguridad marroquíes tras el atentado de Casablanca, que tantas resonancias tuvo con el trágico suceso del 11-M en Madrid.

La Gendarmería ha alertado directamente de este nuevo tráfico al coronel jefe del Servicio Fiscal de la Dirección General de la Guardia Civil. En un correo interno se daba cuenta de cómo se había detectado uno de estos desembarcos de armas entre el Oued Laou y el extremo más oriental de la bahía de Alhucemas.

Allí salían las lanzaderas, de vuelta a la costa española, cargadas de toneladas de hachís con destino a países del Este donde en los últimos años se ha incrementado el consumo de este tipo de droga.

Los artífices de este delictivo mercadeo son bandas mixtas de moldavos y marroquíes afincadas en la costa y que intentan abrir nuevas rutas de la droga que desbanquen a Albania como principal suministrador de droga en territorio europeo.

Las mismas fuentes confirman a ECD que las armas suelen ser de calibre corto, que se traen en vehículos de “apariencia legal” hasta la costa y allí se embarcan en las mismas embarcaciones rápidas, del tipo Go-fast, muy difíciles de detectar por los radares que los traficantes utilizan para traer la droga a España.

La Guardia Civil considera que si esta ruta se consolida, el mercado puede abrirse y llegar a otras organizaciones de delincuencia común, guerrillas de países en conflicto o terroristas.