Sábado 10/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Las mafias del Este en España están sustituyendo el asalto a mansiones por el uso de clanes gallegos para transportar la cocaína que compran a los cárteles colombianos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los expertos en la lucha contra el narcotráfico advirtieron, hace algo más de un año, de la entrada de las mafias del Este en las grandes operaciones de droga. Estas actuaciones les proporcionan dinero de forma más rápida y con menos riesgo que los asaltos a grandes residencias, robos con violencia o extorsiones.

El ‘modus operandi’ que se está utilizando es el siguiente: las mafias del Este asentadas en España establecen contactos con cárteles colombianos para que les suministren la cocaína que después van a distribuir en Rusia, Ucrania y el norte de Europa, países a los que ahora mismo no llegan los sudamericanos.

Estos grupos prefieren contar con la “colaboración” de los expertos clanes gallegos para el transporte de los alijos. Si bien en un principio, estos delincuentes intentaron no implicar a terceros en el negocio, tras el fracaso de varias operaciones y escuchar las sugerencias de los colombianos, optaron por la “experiencia” de los gallegos. A cambio, estos clanes radicados en los alrededores de la Ría de Arousa cobran en especie.

No parece, aseguran los investigadores consultados por El Confidencial Digital, que se hayan desatado grandes luchas de poder por el control de la droga, tras la irrupción en el campo de juego de este nuevo colectivo ya que los gallegos mantienen en exclusiva su rol de “transportistas a comisión”. Reciben el encargo de introducir un alijo y de llevarlo al punto fijado y cobran su trabajo en cocaína, variando el porcentaje en función de la distancia o la complejidad de la operación. Además, los expertos trabajan con la hipótesis de que los colombianos y mafias del Este han pactado la distribución del territorio e intercambian, en muchos casos, heroína por cocaína.

Los clanes gallegos reducen, cada vez más, su papel a la de meros transportistas a comisión –que generalmente suele ser entre un 25% y un 30% del valor de la mercancía, según un informe emitido por la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Galicia.

El tráfico de cocaína a los países del Norte de Europa está directamente relacionado con el aumento del consumo en dichos países que ha desplazado a la heroína. El panorama, advierten los expertos, tiende a cambiar de manos tras la reciente irrupción de los cárteles mexicanos y el desmantelamiento de los cárteles de Medellín y Cali. Estos grupos aztecas, más violentos, complicarán el panorama según los analistas.

El lugar donde se están asentando estas bandas –y la mayor parte de los individuos investigados por narcotráfico en Galicia- se sitúa según la fiscalía gallega, “entre la AP-9 y el litoral atlántico gallego, especialmente en la Ría de Arousa”.

Sin embargo, algunas de las mayores transacciones ilegales se están cerrando en Santiago de Compostela, lugar elegido por muchos narcos para citarse porque se trata de una ciudad muy turística donde pasan inadvertidos y que está dotada de grandes vías de comunicación. Los narcos llegan a la ciudad en avión, cierran el trato y desparecen en otro vuelo o por autopista hacia Vigo o Portugal.