Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Espantada de escoltas novatos tras el fin de la tregua de ETA: los más jóvenes abandonan las calles del País Vasco y Navarra por miedo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El comunicado de la banda terrorista ETA en el que ha anunciado la ruptura de la tregua está teniendo también su reflejo en la seguridad privada. Los escoltas más novatos están solicitando abandonar su puesto de trabajo en el País Vasco y Navarra dada su falta de preparación y temor a posibles acciones de los violentos.

Han sido 439 días de tregua. Algunos la han calificado como ‘trampa’. Lo cierto es que en el día de ayer la banda terrorista ETA emitía un comunicado en el que anunciaba la ruptura del ‘alto el fuego’. Horas después de este anuncio los escoltas del País Vasco y Navarra ya han empezado a sufrir las primeras bajas.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, se trata de los escoltas más jóvenesmuy demandados últimamente por la escasez de personal-, sin apenas experiencia y que llevan poco tiempo desempeñando su labor de protección de personas en el País Vasco y Navarra.

Las fuentes consultadas aseguran que se está produciendo ahora un curioso fenómeno: un importante número de estos escoltas más novatos han solicitado el cambio de destino. Quieren dejar las calles del País Vasco y Navarra porque tienen “miedo”.

Las mismas fuentes explican a ECD que se trata de escoltas que han terminado su periodo de formación hace relativamente poco tiempo y que empezaron a trabajar en el País Vasco y Navarra durante el periodo que hemos vivido de ‘aparente tranquilidad’. Tras el comunicado de ayer, afirman, han visto que su trabajo se complica y por ello están solicitando un cambio en su dedicación.

Ante esta ‘desbandada’, algunas empresas de seguridad privada ya han manifestado su preocupación por el hecho de que, en un futuro cercano, no exista personal suficiente para dar abasto a las demandas de protección de personas que se están produciendo. Reconocen cierta inquietud debido a que son pocos los jóvenes a los que se les puede incentivar y motivar para que se queden en el País Vasco y Navarra.