Miércoles 07/12/2016. Actualizado 09:19h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Expertos en Derecho aventuran la desaparición jurídica del Archivo General de la Guerra Civil tras la irrupción del Centro Documental de la Memoria Histórica

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Desaparece jurídicamente hablando el Archivo General de la Guerra Civil Española por la entrada en vigor del Real Decreto por la que se crea el Centro Documental de la Memoria Histórica. Los expertos aseguran que con la nueva normativa las medidas de protección de la Ley de Patrimonio Histórico Español no podrán aplicarse.

Como ya se contó en estas páginas –lea aquí la noticia-, el Gobierno acaba de finiquitar el famoso Archivo de Salamanca mediante la publicación del Real Decreto de 1 de junio de 2007, que crea el Centro Documental de la Memoria Histórica. Los expertos en Derecho advierten ahora que la nueva normativa deja al descubierto graves desventajas.

El texto habla de Centro y no menciona nunca la palabra Archivo. De ahí que no puedan aplicarse a partir de ahora las medidas de protección de la Ley de Patrimonio Histórico Español. Desaparece, por tanto, el sistema para la salvaguarda de los archivos y la base jurídica que vela por su sostenimiento.

La entrada en vigor, el pasado 16 de junio de la Ley que crea el Centro Documental de la Memoria Histórica supone, en definitiva, la desaparición jurídica del Archivo General de la Guerra Civil Española: su existencia y mantenimiento.

Los expertos se quejan de que “la trascendencia cultural, histórica y jurídica de la desaparición del Archivo General” no aparece por ningún punto en la nueva normativa. Por esta razón, se argumenta, esta situación no avala que se suprima el régimen jurídico de protección de los Bienes de Interés Cultural, tanto al inmueble como a los bienes muebles allí guardados.

Además, al desaparecer el Archivo, ahora no se exige que los textos del Centro sean auténticos, es decir, únicos e irrepetibles, por lo que ya no es obligatorio tampoco siquiera demostrarlo científicamente. Al menos, no se especifica esta cuestión en el Real Decreto de 2007.

La cuestión resulta alarmante ya que el reto futuro para el mantenimiento de los fondos documentales es toda una incógnita, advierten algunos analistas.