Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Exteriores descarta un boicot de España a las Olimpiadas de Pekín y considera que el gesto de Nicolas Sarkozy es ‘un farol’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las denuncias contra la crítica situación del Tíbet aumentan a pocos meses de la celebración de las Olimpiadas de Pekín. El último en sumarse ha sido Nicolás Sarkozy al afirmar que se barajan ‘todas las opciones’ para presionar al régimen chino, incluida la de no enviar a sus deportistas a la cita. España se desmarca.

El presidente francés aseguró el pasado lunes que mientras continúe la represión china en territorio tibetano no descarta la aplicación de medidas drásticas: “no cierro la puerta a cualquier opción pero creo que sería más prudente reservar mis respuestas al desarrollo concreto de la situación”.

Los medios de comunicación franceses precisan que, tras las palabras de su presidente, podría encontrarse la amenaza de no enviar a su delegación deportiva para que dispute las pruebas de la próxima Olimpiada de Pekín, prevista para el próximo mes de agosto. El objetivo de la diplomacia francesa sería conseguir que China acepte al Dalai Lama, líder la comunidad tibetana, como interlocutor en las conversaciones de paz.

Fuentes oficiales del Ministerio de Exteriores y del Consejo Superior de Deportes han confirmado a El Confidencial Digital que, el Gobierno español no ha barajado esta posibilidad. Las autoridades nacionales descartan por completo que España siga el ejemplo francés.

Otras fuentes consultadas por ECD aseguran que en los círculos internos de la diplomacia española, este tipo de declaraciones se consideran “bravuconadas”, gestos típicos del presidente francés y que en ningún momento Francia tensará de tal manera las relaciones con el país asiático.

Hay que recordar que el pasado noviembre el presidente francés firmó en China una serie de acuerdos comerciales por un total de 30.000 millones de dólares. Ambas naciones acordaron la compra de material francés para la construcción de dos reactores nucleares en el sur de China, así como la adquisición de 160 aviones Airbus de fabricación gala.

Nicolas Sarkozy, quien según las encuestas atraviesa uno de los momentos más impopulares desde su investidura, responde así a la presión ejercida por los socialistas franceses para que condenase la encarcelación por motivos políticos de decenas de tibetanos.

·Publicidad·
·Publicidad·