Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

La Feria de Frankfurt insiste en abrir el acto a catalanes que escriban en castellano y los nacionalistas denuncian la “catalanofobia” alemana

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El director de la Feria literaria de Frankfurt, Jurgen Boos, ha vuelto a dar un toque de atención a la Generalitat afirmando que sería “incorrecto” que sólo se reconozca en el certamen como escritores catalanes a los que publican en lengua catalana. Los nacionalistas de ERC ya han denunciado la “catalanofobia” de los organizadores.

El director de la Feria literaria de Frankfurt, Jurgen Boos, ha vuelto a dar un toque de atención a la Generalitat afirmando que sería “incorrecto” que sólo se reconozca en el certamen como escritores catalanes a los que publican en lengua catalana. Los nacionalistas de ERC ya han denunciado la “catalanofobia” de los organizadores.

 

La cultura catalana será la invitada en la Feria del Libro de Frankfurt de 2007 y la polémica arrecia por una decisión del Parlament catalán que ha pedido a la Generalitat que sólo los autores que escriben en catalán la representen. Según esta solicitud, no serían considerados escritores catalanes Terenci Moix, Manuel Vázquez Montalbán o Eduardo Mendoza.

 

Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) insiste en asegurar que “en el pabellón catalán en la Feria sólo habrá escritores que escriben en catalán”. Sin embargo, los organizadores ya han hecho saber al Gobierno catalán que toda esta polémica sobre el bilingüismo no le está gustando nada.

 

En este sentido, el máximo responsable del evento, Jurgen Boos, ha advertido que todavía no hay nada firmado y que, por tanto, se podría replantear la invitación a la cultura catalana. La dirección de la Feria ha manifestado nuevamente que el hecho de considerar como escritores catalanes sólo a los que emplean la lengua catalana supone una exclusión y una autolimitación.

 

La respuesta de ERC no se ha hecho esperar. “Todo lo que tiene que ver con Cataluña y su lengua, afirman los nacionalistas, suele convertirse en un verdadero drama, lo que contribuye a aumentar todavía más la sensación de anormalidad y de “vía crucis” que viven los catalanes cada día”.

 

Y una valoración más como colofón: “Es el precio de ser un apéndice, un simple apéndice del estado español”.