Viernes 18/08/2017. Actualizado 14:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Gmail continúa introduciendo publicidad relacionada con los mensajes de correo a pesar de los avisos de la Agencia de Protección de Datos y la Comisión Europea

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Desde que en 2004 comenzara el servicio de Gmail, el servidor de correo electrónico de Google, han sido muchos los usuarios que han denunciado que la multinacional “lee” los contenidos de sus comunicaciones para adaptar a ellos la publicidad. La Secretaría de Estado de Comunicaciones y la AEPD han declarado ilícitas estas prácticas. Sin embargo, la situación continúa.

La multinacional Google puso en marcha en 2004 su sistema de correo electrónico Gmail. Desde entonces ha recibido numerosas críticas por la forma en que la compañía gestiona los correos electrónicos para adaptar el contenido de estos con anuncios publicitarios que coincidan con palabras del mensaje. Este sistema se denomina AdSense.

Es decir, si un usuario de Gmail recibe un correo electrónico con el texto: “Me voy con Rosa López a Casablanca a pasar una semana. Vamos a volar con Air Europa”, los anuncios publicitarios que saldrán en la misma página serán de viajes a Casablanca, vuelos baratos e incluso la posibilidad de comprar discos de la cantante de Operación Triunfo Rosa López.

La situación en estos momentos ha mejorado después de que Google pusiese en marcha un sistema para evitar que la publicidad se introdujese en comunicaciones referentes a catástrofes o problemas familiares. ECD ha realizado varias pruebas con el servicio Gmail con mensajes de este tipo, y en ninguna ha salido publicidad.

Pero muchos usuarios siguen denunciando que les “molesta” que una maquina relea sus comunicaciones y le presente información comercial relacionada con el contenido de estas.

La Federación de Consumidores en Acción (Facua) envió en octubre de 2007 diversas cartas a organismos oficiales solicitando el estudio de estas conductas comerciales. En primer lugar, la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones recibió la misiva y respondió que “las circunstancias y hechos que se derivan de su denuncia pueden suponer una infracción del artículo 21 e la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico”.

La Secretaría de Estado de Telecomunicaciones dejó el tema en manos de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), que es quien tienen capacidad sancionadora. Una vez que llega el asunto a la AEPD comienza a estudiarse el caso y la agencia estatal determina en un informe que “no considera conforme con la legislación española la interceptación de contenidos”.

La Comisión Europea y el Supervisor Europeo de Protección de Datos han manifestado al respecto que “únicamente se podrán filtrar las comunicaciones para prevención de virus y de 'spam', con el fin de adoptar las medidas técnicas y de gestión adecuadas para preservar la seguridad de sus servicios”.

Cuando se va a cumplir casi un año de la denuncia oficial de las prácticas publicitarias de Google aún no ha habido movimientos desde los organismos estatales para regular la situación.

El Confidencial Digital ha intentado ponerse en contacto reiteradas ocasiones con algún portavoz oficial de Google España. Al cierre de esta edición no ha habido respuesta por parte de la multinacional.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·