Lunes 05/12/2016. Actualizado 10:28h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

El Gobierno Aznar puso en alerta en la crisis de Perejil varios cazabombarderos F-18, aviones Harrier y más de 400 fusileros preparados para responder a Marruecos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Hace unas semanas se cumplió el quinto aniversario de la crisis con Marruecos por el islote Perejil. El Gobierno de José María Aznar temió que el reino alauita respondiera con medios militares masivos y puso en alerta aviones Harrier, F-18 y más de 400 fusileros.

La crisis tuvo una duración de nueve días. El 11 de julio de 2002, gendarmes marroquíes ocuparon el islote Perejil. Rabat reclamaba con ese gesto su soberanía en la zona. Al día siguiente, las Fuerzas Armadas españolas pasaron a la situación de alerta. En aquellos días se movilizaron dos submarinos, aviones P3-Orión, helicópteros y nueve buques de la Armada, además de otras aeronaves para la obtención de información para Inteligencia.

Finalmente, el Gobierno que presidía José María Aznar ordenó la recuperación del islote. El 17 de julio, los seis soldados marroquíes que sustituyeron a los gendarmes un día antes fueron apresados y trasladados a Ceuta. La operación la realizaron 23 hombres del Grupo de Operaciones Especiales III (GOE III), de Rabasa, Alicante. El desplazamiento a la zona se llevó a cabo con cuatro helicópteros ‘Cougar’ de las Famet escoltados por aeronaves UH-10.

Con el paso de los años se van conociendo más detalles de aquellos días. Según fuentes del Ministerio de Defensa consultadas por El Confidencial Digital, el Gobierno Aznar “estaba dispuesto a todo” en aquella operación, y así quedó reflejado en los planes militares de intervención que manejó el Ejecutivo.

Según estas mismas fuentes, la recuperación de Perejil “no era lo que más preocupaba” al Gobierno sino que Mohamed VI respondiera a la acción con una respuesta militar de envergadura. Por este motivo, entre los planes que barajó el Ministerio de Defensa que dirigía Federico Trillo, figuraba el despliegue de al menos de 400 soldados en el norte de África en caso de ataque contra intereses españoles.

Además del despliegue terrestre, Aznar estaba dispuesto a utilizar medios aéreos como cazabombarderos F-18 y los cazas ‘Mirage’ F-1 del Ejército del Aire, que estuvieron en alerta. La primera medida hubiera sido aprovechar estos aparatos para interceptar aviones enemigos en la zona del Estrecho. Y dado el caso, apoyar a los soldados españoles desplegados.