Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Incendio del edificio Windsor: las alarmas de humo de la torre funcionaban con sólo fumar dentro del rascacielos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Según pudieron comprobar personas que habían accedido a la torre Windsor en los últimos tiempos, las alarmas de humo funcionaban con normalidad. Y sin embargo no se consiguió detectar a tiempo el fuego en el despacho del piso 21, y ese espacio perdido resultó definitivo para que ya no se pudiera extinguir el incendio, que arrasó el edificio en su totalidad.

Según pudieron comprobar personas que habían accedido a la torre Windsor en los últimos tiempos, las alarmas de humo funcionaban con normalidad. Y sin embargo no se consiguió detectar a tiempo el fuego en el despacho del piso 21, y ese espacio perdido resultó definitivo para que ya no se pudiera extinguir el incendio, que arrasó el edificio en su totalidad.

 

El retraso en percibir que existía un fuego fue, según los bomberos, lo que impidió apagarlo cuando todavía no era muy fuerte. Al llegar, comprobaron que era imposible, dado el fragor que había alcanzado el fuego. Otro elemento de atraso fue que hubo que bajar y volver a subir porque el despacho afectado estaba cerrado con llave.

 

Sobre los detectores de humo, una persona que llevaba años trabajando en la torre Windsor ha comentado que en diciembre asistió a una reunión en una sala de juntas. De los seis presentes, cinco estaban fumando y se disparó la alarma de humo. Otro relata que había vuelto a fumar en pipa y en dos ocasiones saltaron dichas alarmas.

 

En cuanto al lugar donde presumiblemente se declaró el fuego, quien trabajaba en esa dependencia debía de ser socio de Deloitte, al tratarse de la planta 21 y tener despacho con llave.

 

Otro de los elementos extraños es que, en un incendio de esas dimensiones, los fuegos siempre van para arriba y no para abajo. Igualmente, es sorprendente que la “planta técnica”, que se encuentra a mitad del edificio, no hubiera conseguido parar las llamas en su camino descendente.

·Publicidad·
·Publicidad·