Lunes 05/12/2016. Actualizado 14:44h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Irak se ha convertido en el laboratorio de pruebas terroristas que “exporta” Al Qaeda: bombas radioactivas y explosivos caseros con cloro

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Guerra de Irak tras el derrocamiento de Sadam Hussein se ha convertido en el laboratorio que la organización terrorista Al Qaeda emplea para probar sus ingenios asesinos. Los expertos internacionales advierten de la exportación de ideas a los países occidentales para la perpetración de atentados.

Según los expertos consultados por El Confidencial Digital, Irak es el escenario internacional donde los terroristas de Al Qaeda ensayan nuevas armas para sus prácticas terroristas. El problema es que estas técnicas caseras acaban trasladándose a otros países de la órbita terrorista. “Con el paso del tiempo llegarán a Europa” como ha ocurrido en casos anteriores, se advierte.

Algunas de las técnicas que se están ensayando actualmente en Irak son las siguientes:

-- Bombas radioactivas o también conocidas como “bombas sucias”: se trata de bombas convencionales envueltas con materiales radiactivos. La detonación del explosivo puede causar muertes dependiendo de la cantidad y potencia así como las consecuencias que puedan derivarse de un material radioactivo en concreto. Las secuelas es lo que más preocupa de este tipo de prácticas.

Los productos radioactivos están menos custodiados que los materiales nucleares y para el entramado terrorista su adquisición no supone un gran esfuerzo. Hasta ahora se ha denunciado la extracción de cantidades pequeñas en hospitales y centros de investigación.

-- Explosivos de fabricación casera con derivados del cloro. Además de estas reacciones para provocar una deflagración, el ácido clorhídrico adosado a un explosivo puede producir quemaduras en ojos y piel y disfunciones respiratorias además de otros problemas para los seres humanos. Y es un producto común: se emplea, por ejemplo, como desinfectante en piscinas y algunas variantes del cloro se emplean también como productos de limpieza, para tratar metales, o como disolvente.