Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Las tres razones por las que Jacques Chirac desaconsejó al Gobierno Aznar el trasvase de agua del Ródano a Cataluña

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se ha mostrado favorable a un posible trasvase de agua del río Ródano a Cataluña para paliar la sequía que sufre esta comunidad autónoma. Aznar ya barajó esa posibilidad durante su mandato pero el ejecutivo francés le dio tres razones para que no ejecutara la obra.

Tanto el Gobierno central como CiU se ha mostrado favorables al trasvase del Ródano. En cambio, el presidente de la Generalitat, José Montilla, ha manifestado su rechazo frontal a dicha actuación porque la medida tardaría –calcula- unos 13 años en entrar en funcionamiento. Montilla apuesta por trasvase desde el río Segre.

Sin embargo, la posibilidad de llevar agua del Ródano no es un proyecto nuevo. El Gobierno presidido por José María Aznar negoció con el Ejecutivo de Jacques Chirac su ejecución, cuando la Generalitat estaba en manos de CiU. El Confidencial Digital ha podido conocer los argumentos que recibieron las personas que formaron parte del gabinete de Aznar y que acudieron a París a finales de los 90 para intentar llegar a un acuerdo sobre esa obra hidráulica.

Por aquel entonces, la propia ministra de Medio Ambiente, Dominique Voynet, recomendó a España que no acometiera el proyecto. Llegó a designarse un comité científico ‘ad hoc’ que redactó un informe titulado ‘Nota de reflexión. Trasvase Ródano-Barcelona’. Pero hubo tres razones principales que el ejecutivo de Chirac planteó finalmente a los representantes españoles para animarles a desistir. Son las siguientes:

-- En España, recordó París, existen ríos con un caudal suficiente para intentar paliar la sequía que sufre algunas zonas del país.

-- Construir un acueducto de 321 kilómetros desde el Ródano hasta la Península Ibérica supone un desembolso económico desproporcionado, que tardaría en rentabilizarse mucho tiempo.

En aquella ocasión se barajaron dos hipótesis para construir los canales: el transporte de 10 m3/seg. (315 hm3/año) y el de 15 m3/seg. (473 hm3/año). Para el primer caso, la obra hubiera tenido un coste de 150.000 millones de pesetas (167.000 millones si la toma se hacía en Tortosa y 130.000 millones de realizarse en García, comarca de la Ribera d’Ebre) y 200.000 millones para el segundo.

-- Y, por último, el ejecutivo galo se mostró dispuesto a negociar pero advirtiendo a España que el agua que trasvasaran no iba a salir gratis. Más bien todo lo contrario, tendría un elevado precio: “el agua es oro”. También se pusieron sobre la mesa las consecuencias hidrológicas y ecológicas del trasvase para algunas regiones francesas.

El ejecutivo de Aznar, tras escuchar las recomendaciones galas, consideró inviable el proyecto y en 2001 decidió poner en marcha el polémico Plan Hidrológico Nacional, derogado en la parte que afecta al trasvase de agua desde la cuenca del Ebro a Castellón, Valencia, Alicante, Murcia, Almería y Barcelona.