Miércoles 07/12/2016. Actualizado 09:19h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Juan Antonio Roca, principal imputado por el ‘caso Malaya’, montó la campaña de sus famélicos caballos desde la cárcel para desprestigiar el sistema judicial

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las fotos de media docena de equinos de la finca La Caridad en condiciones lamentables fueron portada de telediarios y periódicos. Sin embargo, todos estaban enfermos antes de la intervención judicial por un trastorno –la laminitis- que recomienda dejar de dar alimento a las bestias. El objetivo de Roca era un muy concreto.

Las famosas instantáneas no dejaron indiferente a nadie, hasta tal punto de que la Junta de Andalucía se vio obligada a intervenir, nada más conocerse la situación de los caballos. Los informes de la administración y de los técnicos del Colegio de Veterinarios dejaron claro que los equinos habían enfermado antes de la incautación judicial y de una curiosa enfermedad.   Las imágenes que dieron la vuelta al país mostraban unos caballos en aparente estado de abandono. La explicación, según veterinarios solventes, es que las reses estaban afectadas de una enfermedad típica de la especie, la laminitis crónica, de la que estaban siendo tratados desde hacía años. Según aconsejan los expertos, esta dolencia requiere principalmente un tratamiento con una dieta escasa y especial, lo que suele provocar esa delgadez en los animales.   Así, el remedio al padecimiento provoca que el caballo esté cada vez más delgado, tenga los cascos deteriorados y le salgan úlceras en la piel, tal y como se podía apreciar en las imágenes. Hay que decir que, normalmente, los animales que la sufren son sacrificados.   Sin embargo, la imagen que se transmitió fue otra. Se trató de una campaña de cara a la opinión pública con un autor entre bambalinas: el propio Juan Antonio Roca, ex asesor de urbanismo del Ayuntamiento de Marbella, preso por su implicación en el ‘caso Malaya’.   Según ha sabido El Confidencial Digital por fuentes del proceso, el propio Roca orquestó desde prisión el montaje con el que pretendía desprestigiar a la administración judicial. Se quería transmitir la imagen de que el propio Roca cuidaba mejor a los animales, algo muy distinto a la desgana y el descuido de los jueces.   Por cierto, que en las famosas fotografías también se podían ver a otros dos sementales colgados en parihuelas. Según explican los veterinarios, se trataba de equinos tan viejos que la única manera de mantenerlos y aprovechar su semen era extraérselo en esa posición y no moverlos ni para alimentarlos. Las bestias tienen más 20 años.   Juan Antonio Roca está imputado en el ‘caso Malaya’ por los delitos de malversación, blanqueo de capitales y cohecho. Ya fue investigado por la Audiencia Nacional por presunta malversación de los fondos procedentes de las arcas municipales. Ingresó en prisión por orden del juez Juan del Olmo aunque salió bajo fianza de 450.000 euros.   En el ayuntamiento marbellí fue mano derecha del entonces alcalde Jesús Gil. Su sucesor, Julián Muñoz, lo destituyó en agosto de 2003, pero el equipo de Marisol Yagüe lo rescató tras ganar una moción de censura contra Muñoz.