Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Juristas de cinco universidades alertan sobre el equívoco de definir la educación como “servicio público”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La definición de la educación como “servicio público” puede conducir a consecuencias negativas, según un estudio sobre la LOE a cargo de profesores de cinco universidades españolas.

La definición de la educación como “servicio público” puede conducir a consecuencias negativas, según un estudio sobre la LOE a cargo de profesores de cinco universidades españolas. El informe sobre la LOE, realizado por un grupo de trabajo integrado por expertos en Derecho Constitucional y Administrativo de esas cinco universidades (Autónoma de Madrid, Complutense, Carlos III, UNED y Valladolid), ha sido impulsado por el Instituto de Estudios Educativos y Sociales, área de investigación de la Fundación Europea Sociedad y Educación. Según los citados juristas, definir la educación como “servicio público” puede llevar a equívocos, en la medida en que tal expresión, en sentido técnico, implica una reserva formal de la actividad educativa a favor de los poderes públicos. Basándose en el artículo 27 de la Constitución, y a partir de él, proponen incorporar la función social de la educación y recuperar la noción europea de “servicios de interés general” que se aplica a las actividades de especial relevancia para la vida colectiva, que son desempeñadas por la libre iniciativa social, pero ejerciendo el Estado un papel garantizador. En opinión del equipo de juristas, eso permitiría situar al sistema educativo al margen de los vaivenes políticos y llegar a los reclamados pactos de Estado en educación. El informe destaca la necesidad de precisar el alcance jurídico de la intervención pública en el ejercicio de un derecho fundamental como es la educación. Igualmente, propone una revisión del régimen de financiación de los centros públicos y privados concertados que garantice la efectiva posibilidad de escolarizar a todos los alumnos sin discriminación por motivos económicos, para lo cual es preciso aplicar “criterios de financiación homologables para todos los centros”.

·Publicidad·
·Publicidad·