Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

El ‘crimen de Legazpi’ moviliza la Red y los partidos políticos piden llevar el asunto al Congreso: las cámaras del metro muestran cómo fue la agresión

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las imágenes que recogen cómo murió Carlos Javier Palomino en Legazpi acabaron de visionarse poco antes de las dos de la tarde de ayer. Según ha podido saber El Confidencial Digital de fuentes de la investigación son importantes porque muestran quién comenzó la agresión.

Las cámaras han dejado constancia, con claridad, de cómo se perpetra el crimen. En ellas se ve cómo Josué Estébanez, un militar de 24 años, vestido con un chándal con una bandera de España y una cazadora al estilo skin, viaja solo en el vagón -y no cómo se dijo en los primeros momentos acompañado de un grupo fascista-. En una de las estaciones sube un grupo de ideología antifascistas que le localiza con la mirada y se dirigen a él. Es entonces, cuando el soldado saca de su bolsillo una navaja sigilosamente y la pone junto a su cuerpo esperando el ataque.

El grupo comienza a acercarse a él y, en ese momento, sin mediar palabra, Josué le hunde el arma en el pecho a Carlos Javier Palomino y echa a correr mientras los demás le persiguen hasta alcanzarlo en el fondo del vagón. Allí, el grupo no logra reducirlo. Algunos le tiran un extintor que no le alcanza pero que Josué lo utiliza en su propio beneficio rociando el interior del vagón. La espuma permite reducir la visibilidad, el tren llega a la estación, abre las puertas y el agresor emprende la huida que no le llevará muy lejos. En las escaleras de la estación, varios jóvenes le alcanzan y le retienen.

Al joven se le vinculó, en un principio, con Democracia Nacional, el partido que convocaba la manifestación contra la inmigración aquella tarde, pero que ayer negaba tener cualquier relación con el agresor. Mientras la Policía pide que los dejen investigar, dejando de lado las connotaciones políticas, el incidente ha desencadenado una larga lista de condenas por los diferentes partidos. El portavoz del grupo popular en el Congreso, Eduardo Zaplana, ha pedido la comparecencia del ministro de Interior en el Parlamento para explicar los incidentes. También han pasado a la arena política el  presidente y el portavoz del grupo de Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds (IU-ICV) en el Congreso de los Diputados, Gaspar Llamazares y Joan Herrera, respectivamente, que han registrado hoy una Proposición no de Ley en la que se insta al Gobierno español a la reforma del Código Penal para tipificar como delito la apología del nazismo, del fascismo y del franquismo.

Mientras, la Red está que arde en ambos sentidos. Unos condenan el ataque y, otros, piden venganza. También se han cerrado foros y webs en las que aparecían las fotos de la víctima rodeado de símbolos extremistas. De hecho, la propia víctima tenía un fotolog, ya cerrado, en el que aparece con camisetas de las Brigadas Antifascistas, en el que se leen cartes incitando a la violencia y en el que se leen expresiones como las que siguen: "Si no eres de los nuestros, navajazo por tus huesos".  En el entierro de Carlos varios miembros de Alternativa Nacional, con la que se relacionaba a la víctima, dejaron claro que “no habría perdón, sino sangre por sangre”.