Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Una ruta Marruecos-Fuerteventura recién inaugurada se convierte en un ‘coladero’ de drogas, explosivos y ‘sin papeles’ por la falta de control

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A principios de año se inauguró oficialmente la línea marítima que une Fuerteventura y Tarfaya (Marruecos). Los agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil desplegados en el Puerto del Rosario cuentan con escasos medios materiales para controlar el paso fronterizo y la ruta comienza a ser conocida como un ‘coladero’.

La compañía Armas, encargada del trayecto ya tuvo que suspender el servicio tras su puesta en marcha. En la inauguración, los agentes de la Policía y la Guardia Civil encargados de realizar los controles de seguridad tardaron tres horas en visar los pasaportes de los viajeros y en registrar nueve vehículos. Aquel día, la naviera estuvo a punto de cerrar la nueva ruta entre Marruecos y la isla.

Dos meses después de su puesta en funcionamiento, el servicio sigue sufriendo graves problemas de seguridad motivados por la falta de medios materiales con los que cuentan los agentes policiales para realizar los preceptivos controles.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, los registros de entrada de pasajeros se tienen que realizar en una carpa provisional instalada en el puerto. Además, las inspecciones de vehículos y de personas se realizan de forma simultánea bajo esa cubierta, cuando lo habitual, explican fuentes policiales, es que se realicen en lugares separados, tal y como se hace en otros puertos como el de Algeciras.

Los agentes allí desplegados tampoco cuentan con línea telefónica. De esta forma, en el momento de realizar el control de documentación, no se puede comprobar de forma inmediata la identidad de cualquier pasajero sospechoso. Ahora es preciso desplazarse a otro edificio para realizar esa comprobación.

Las mismas fuentes aseguran que los policías y guardias civiles no disponen de escáneres móviles –que detectan los puntos de calor-, perros detectores de drogas o espejos para comprobar los bajos de los automóviles.

Fuentes de la Policía Nacional alertan que, ante esta falta de medios, la línea se ha convertido en una ‘zona caliente’, un posible ‘coladero’ especialmente diseñado para introducir en España cualquier tipo de droga, de explosivo o de inmigrantes ilegales.

En estos momentos, los navíos de la compañía Armas que cubren el trayecto entre Tarfaya y Marruecos tienen capacidad para trasportar a unas 400 personas y unos 100 vehículos en cada trayecto.

Vea a continuación una imagen del control que se realiza en una carpa instalada en el Puerto del Rosario –Foto: Acfi Press-: