Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

PSOE, PP y sindicatos se reúnen en secreto para pactar la sucesión de Teodoro Obiang en Guinea Ecuatorial

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Convocada y dirigida por el ministro Moratinos, a finales de enero tuvo lugar una reunión confidencial en Madrid con representantes de los partidos y sindicatos españoles para acordar unánimemente un modelo de transición en Guinea Ecuatorial. El Confidencial Digital desvela en exclusiva el contenido de los acuerdos.

La reunión se produjo pocos días antes de la visita a Madrid del ministro ecuatoguineano Pastor Michá, y puede considerarse como el empeño político de mayor envergadura y ambición en relación a la antigua colonia española desde hace décadas. En concreto, se trata de configurar una estrategia a largo plazo que, en primer lugar, pasa por fortalecer a distintas facciones de la oposición a Obiang y, en segundo término, quiere favorecer una transición concordada en “el día después” del dictador. Paradójicamente, el interés español es que Obiang —viejo y enfermo- no cause un vacío de poder inmediato, pues tal circunstancia puede entorpecer de modo funesto las esperanzas de una resolución pacífica. A la reunión asistieron, además del propio ministro, diputados del PSOE, representantes del PP y la Internacional Democrática de Centro, representantes de IU, CCOO, UGT y otras organizaciones, entre las que destacan la Comunidad de San Egidio, movimiento católico seglar con origen en Italia y activo en tareas de misión, pacificación y ecumenismo, en plena comunión con Roma. Moratinos, uno de los pocos católicos en el Consejo de Ministros, tiene plena confianza en la Comunidad de San Egidio. A la reunión no asistieron ecuatoguineanos. De especial importancia es señalar la presencia de la socialista Delia Blanco, presidenta de las Comisiones de Asuntos Exteriores y de Cooperación al Desarrollo del Congreso de los Diputados. La propia Delia Blanco, tras su posterior encuentro con el ministro Pastor Michá, indicó que hay que crear condiciones "de mayor espacio de libertad para los partidos políticos, de mayor espacio e inicio de la actividad sindical y de las organizaciones civiles de la sociedad", palabras que cobran todo su sentido tras la revelación de la reunión mencionada. En el encuentro se acordó volver a la unidad de acción política en España respecto de Guinea Ecuatorial, mediante el establecimiento de lazos entre partidos españoles y partidos ecuatoguineanos. Así, el PSOE quedaría aún más estrechamente aliado con la Convergencia Para la Democracia Social (CPDS) de Plácido Micó, y el PP —después de los bandazos de Severo Moto- tendría su partido hermano en la Acción Popular por Guinea Ecuatorial (APGE). Los sindicatos fueron invitados a la reunión porque el CPDS también tiene su sindicato y APGE, por cuestiones de simetría y de generación de vínculos con la sociedad, también ha de tenerlo. De esta manera se quiere configurar una oposición plural al régimen de Obiang, con el CPDS por la izquierda socialdemócrata y APGE por la derecha liberal. Ambos reúnen los caracteres de ser “partidos de notables” pero con implantación real en Guinea —caso del CPDS- o implantación posible —caso de APGE. Con estos movimientos, se ha pretendido voluntariamente marginar al Partido del Progreso liderado por Severo Moto, con escasa presencia en el país subsahariano y con su crédito perdido en España. Otros partidos, como el Movimiento por la Autodeterminación de la Isla de Bioko (MAIB) han contado tradicionalmente con el apoyo financiero del nacionalismo vasco. Con esta “pinza” democrática se quiere asegurar que, en un futuro post-Obiang, en Guinea Ecuatorial haya alternativas políticas plurales que reflejen el sentir de la población y se puedan reunir para una asamblea constituyente, así como para participar en unos comicios suficientemente representativos. En España, esta iniciativa política que ahora empieza a gestarse representa el fin de la fractura entre PSOE y PP a la hora de abordar el dossier ecuatoguineano. Al mismo tiempo, el PP ha aceptado la oferta de volver a tutelar a un partido de Guinea Ecuatorial tras las malas experiencias con Severo Moto. En estos días, se planea en la calle Génova el encuentro con los hombres de APGE para comenzar el trato político y la recepción de formación por parte de los ecuatoguineanos. Cabe tener en cuenta que APGE es, actualmente, uno de los “partidos carcasa” que tanto abundan en la oposición a Obiang, con un número muy reducido de militantes pero también con un valor simbólico en sus siglas. Según se anunció en la radio nacional ecuatoguineana, APGE prepara la celebración de un congreso para finales del mes de marzo, bajo la presidencia de Carmelo Mbá Bacale. Otros notables del partido serán antiguos compañeros de Severo Moto. Se espera que al congreso asista una delegación del Partido Popular.

·Publicidad·
·Publicidad·