Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Peligran los huesos de Galdós: el Ayuntamiento de Madrid exige 60.000 euros para mantenerlos; Canarias los acogería gratis

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La tumba de Benito Pérez Galdós será eliminada por el Ayuntamiento de Madrid si no se reúnen los 61.912 euros exigidos por la Empresa Mixta de Servicios Funerarios para su conservación.

La tumba de Benito Pérez Galdós será eliminada por el Ayuntamiento de Madrid si no se reúnen los 61.912 euros exigidos por la Empresa Mixta de Servicios Funerarios para su conservación.

 

El túmulo familiar de Galdós, quien en su día optó por no ser sepultado en el Panteón de Hombres Ilustres, es un monumento funerario de gran sencillez donde, también por indicación expresa del escritor canario, no hay grupos escultóricos de especial valor.

 

Situado en un sector del Cementerio de la Almudena cercano al cementerio civil, el panteón fue comprado “a perpetuidad”, y de hecho los descendientes de Galdós y otros aficionados galdosianos aún visitan la tumba y se encargan activamente de su cuidado.

 

Pese a que el título jurídico aseguraba la disposición “a perpetuidad” de la sepultura, una medida legal del año 1964 estableció que la perpetuidad debía entenderse limitada a 99 años. La jurisprudencia posterior ha confirmado que esta disposición puede aplicarse con carácter retroactivo.

 

El término temporal aludido, a partir del cual la tumba se destruye y los huesos se vuelcan al osario, no se cumple en el caso de Galdós, ya que el Ayuntamiento ha contado los plazos desde la compra del túmulo y no desde el entierro del polígrafo.

 

La Empresa Mixta de Servicios Funerarios, dependiente del Ayuntamiento de Madrid, exigió formalmente a comienzos de verano los mencionados 61.912 euros para no proceder a dispersar los restos. Según informaciones recogidas por El Confidencial Digital, esta suma puede ser errónea por exceso, en tanto que la mencionada Empresa Mixta ha proporcionado unas medidas del túmulo mayores de las que en realidad tiene.

 

La Casa-Museo de Benito Pérez Galdós, situada en Canarias, así como otras instituciones y particulares, está ahora batallando para mantener los restos del escritor en la ciudad que este eligió para vivir y para morir, y que retrató tan magistralmente en novelas como Misericordia, Fortunata y Jacinta o Miau.

 

Las comunicaciones habidas tanto con la Empresa Mixta como con el propio alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, no han tenido hasta ahora respuesta conforme a los deseos de los interesados en mantener en la capital de España la huesa del escritor.

 

Mucho más receptivo se ha mostrado el Presidente del Cabildo de Gran Canaria, José Manuel Soria, quien se ha desplazado personalmente a Madrid para tratar el asunto y ha ofrecido alojar en la isla los restos mortales de Galdós, en un panteón ya existente. También el concejo asturiano de Parres, relacionado con la mujer de Galdós, ha comunicado su disposición a construir un panteón gratuito e inamovible para el escritor y sus descendientes.

 

En Madrid, en cambio, el expediente administrativo sigue su curso, sin que hasta ahora haya trascendido a la opinión pública. Esta actitud por parte de la Administración es un fuerte contraste con los años de búsqueda de los restos de Velázquez por la plaza de Ramales.

 

En todo caso, según comentan a ECD, el descuido con Galdós puede ser otro hito en la tradición española de impiedad hacia sus prohombres, e incluso ha de encontrar continuación con las tumbas de los escritores de la Generación del 98 si el Ayuntamiento de Madrid –con su polémica consejera Alicia Moreno- o el Ministerio de Cultura no toman medidas para evitar estos trances con personalidades señeras de la cultura española, sustentadoras hasta hoy de una especial “memoria histórica”.