Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

La Plataforma contra el Canon anuncia medidas legales contra quienes la vinculen al “asalto” de la sede de la SGAE

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Unos 60 activistas asaltaron en la mañana de ayer la sede de la SGAE en Madrid. La Plataforma contra el canon ha desmentido rotundamente a quienes aluden a su implicación en los hechos y amenazan con llevar a los tribunales a quienes les acusen de ello.

“Rompamos el Silencio” es el nombre de una plataforma de protesta que propugna, entre otras ideas, el antimilitarismo, la apostasía, la lucha social, la ocupación de viviendas y lo que nos ocupa: la libertad del mercado de la cultura. En el día de ayer, 60 de sus activistas, irrumpieron por la fuerza en la sede de la Sociedad General de Autores (SGAE), en Madrid, lanzando fotocopias de billetes, gritando proclamas contra el recientemente aprobado canon de la industria digital, y realizando algunos destrozos en la mencionada sede.   Tras el asalto de los activistas, que en la mayoría de los casos ocultaban su rostro con máscaras de Ramoncín, la web www.rompamoselsilencio.net recogía la narración de los hechos, y colgaba imágenes de la irrupción. Las primeras hipótesis acerca de la autoría de la acción se comenzaron a filtrar poco tiempo después, y algunos señalaron a la Plataforma Contra el Canon, creada para luchar contra el impuesto obligatorio que grabará los CD’s, aprobado recientemente por el Ejecutivo de Zapatero.   Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes de la citada plataforma, los miembros de la misma desmienten su participación en estos hechos que condenan rotundamente. Además, anuncian su intención de acudir a los tribunales de justicia contra todo aquel que les relacione con el asalto.   Los miembros de la Plataforma Contra el Canon consideran que sucesos como los de ayer perjudican a sus reivindicaciones, “realizadas siempre de manera civilizada y democrática”.