Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Un agente de Policía hace circular una carta en la que acusa de manipuladores, crispadores e ignorantes a los periodistas que les acusan de torturas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un agente está haciendo circular por diversos ambientes policiales una carta con un durísimo alegato en contra de la profesión periodística. Intenta explicar y defender a sus compañeros de las informaciones publicadas sobre supuestos abusos y agresiones de los funcionarios.

Asegura que las noticias que aparecen en los medios de comunicación sobre asuntos en los que intervienen los agentes de los diferentes cuerpos policiales “complican aún más el trabajo” de los profesionales.

Este agente opina que los periodistas cuentan las noticias “como les da la gana”. Explica, además, que los profesionales de la información han logrado crear un “clima de crispación social”. “Los detenidos nos gritan, insultan y amenazan con denunciarnos y por supuesto nos tenemos que quedar impasibles ante esta situación. (…) Antes de hablar del trabajo de un policía deberían informarse de cómo trabajamos y porqué utilizamos algunos métodos que, a la vista de un ciudadano, pueden no comprenderse”, argumenta.

Estos son algunos ejemplos que ofrece este policía en su carta para defender sus tesis:

-- “Es indignante que salga una imagen en televisión donde un tío le rompe la nariz a un Mosso de antidisturbios y se señale con un circulito rojo el punzón de goma. ¿A nadie le ha importado el estado de salud de ese agente? ¿No se le ocurrió al cámara seguir al agresor y captar la imagen de su cara? Señores ¿a qué estamos jugando? Ese punzón que llevaba el Mosso en la mano es simplemente un pequeño objeto de goma dura, no pincha, no corta, no provoca lesiones, solo se utiliza para presionar, sin mucha fuerza, puntos de dolor del cuerpo para inmovilizar a personas agresivas. ¿No les parece bien? Es el medio menos agresivo que se puede utilizar para reducir a alguien.

-- “Los guantes negros, son simples guantes de autoprotección, con fibra anti-corte para no dañarnos las manos con posibles objetos punzantes que llevan ‘los malos’, cuchillas, agujas... Y por cierto que la casa no nos los da, los tenemos que comprar de nuestro bolsillo en la mayoría de las ocasiones y en ningún caso se usan para pegar a nadie sin dejar marca (como dicen ustedes en sus noticias).

-- “A los detenidos se les desnuda, se les quitan los cordones de los zapatos, cinturones, pendientes, incluso a las mujeres el sujetador. Se les retira cualquier objeto con el que puedan autolesionarse en las celdas. Esto es únicamente una medida de seguridad (para los detenidos) incluso si están muy alterados, se les deja las esposas puestas, se les inmovilizan las piernas o se les pone un casco de moto. Tendrían que ver ustedes lo que una persona detenida es capaz de hacer dentro de una celda. Se dan golpes contra la pared, se muerden, dan patadas y luego dicen que les hemos pegado. Bajo ningún motivo, un detenido entra en una celda sin cumplir las medidas de seguridad obligatorias, y sinceramente ¿creen ustedes que son supercolaboradores? ¿Que no oponen resistencia? ¿Que entran como corderitos? ¿Dónde viven ustedes en los mundos del corazón rosa? Piénsenlo detenidamente”.

-- “Les invito a que intenten reducir a un hombre alterado, bajo los efectos de la cocaína, un personaje que había destrozado a golpes de cabeza los cristales de la mampara del vehículo policial y más cositas que había hecho que nadie menciona, ¡¡Infórmense!! Que para algo son periodistas”.

-- “Sobre el chico gitano que saltó del vehículo mampara, solo un apunte: Un vehículo policial tiene una mampara de plástico duro que divide el habitáculo del detenido y el de los agentes. ¡Es materialmente imposible acceder desde alante a detrás! O sea que esos agentes no pudieron empujar al detenido. Rompió los cristales a patadas y saltó solito”.

-- “No somos asesinos, no somos torturadores. Somos personas normales, hombres y mujeres que intentan hacer su trabajo. No nos quemen que ya tenemos bastante con los pocos medios de que disponemos. Respeten nuestro trabajo y no se inventen más”, se defiende.