Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Sara Montiel suplica a su amigo Giancarlo, que regrese a Madrid tras la muerte de su hermana: acababan de pasar 5 días juntos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Giancarlo Viola, amigo íntimo de Sara Montiel, estuvo a su lado desde Año Nuevo hasta Reyes en Madrid. A los dos días murió Elpidia, su hermanastra. La artista ha vuelto a pedir al italiano que regrese a su lado… temporalmente.

Giancarlo Viola, amigo íntimo de Sara Montiel, estuvo a su lado desde Año Nuevo hasta Reyes en Madrid. A los dos días murió Elpidia, su hermanastra. La artista ha vuelto a pedir al italiano que regrese a su lado… temporalmente. Según ha podido saber El Confidencial Digital, Giancarlo Viola, ex pareja de Sara Montiel, se desplaza de Roma a Madrid con cierta regularidad para visitar a la cantante. Ambos mantuvieron un sonado romance en los años sesenta. El galán italiano abandonó a su mujer por la artista española. Tras un tiempo de relación, Giancarlo volvió con su esposa. Sara Montiel, años más tarde, se unió al propietario del diario mallorquín Última hora, Pepe Tous. Después de la ruptura, Giancarlo y Sara han mantenido una estrecha amistad, y según informaciones recogidas por ECD, el italiano desearía unirse a la manchega pero ésta no se decide, principalmente porque algunas personas que rodean a la Montiel le aconsejan insistentemente que no lo haga. El actor llegó a Madrid el 1 de enero por la noche, donde ha permanecido junto a Sara hasta el 6 de enero. A los dos días, la madrugada del domingo, la hermanastra de Sara Montiel, Elpidia, murió por un infarto. Acto seguido al fallecimiento, la actriz suplicó a su “amigo” que regresara desde Roma para apoyarle en estos difíciles momentos. Él, finalmente, accedió. El funeral tuvo lugar este lunes en San Justo y el jueves se celebrará una Misa por la difunta en la Iglesia de la Concepción, en el madrileño barrio de Goya. Sara y Elpidia eran hermanastras y estaban muy unidas. La madre de la artista tuvo un hijo de soltera, Antonio. Después se casó con un señor viudo que tenía dos hijas: Elpidia y Ángeles. De ese matrimonio nacieron Sara y otro hijo que falleció. Elpidia enviudó, sin descendencia, y la Montiel se la llevó a vivir con ella. Las personas que conocían a Elpidia dicen de ella que era una mujer extraordinariamente trabajadora, abierta y cariñosa.