Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Terratenientes bolivianos contactan con consultoras de seguridad españolas para contratar mercenarios y dar un golpe de Estado contra Evo Morales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La tensa situación que se vive en Bolivia ha propiciado algunas denuncias sobre la posible comisión de golpes de estado. Según datos que maneja El Confidencial Digital, se trata de una amenaza real. Hace unas semanas, grupos de mercenarios ubicados en España fueron contactados por emisarios de ese país para desarrollar una ‘opción de fuerza’ en el país andino.

Bolivia vive una situación de enorme inestabilidad política. El gobierno de Evo Morales ha encontrado el apoyo de gran parte del campesinado del país pero ha generado, a su vez, un gran rechazo por parte de los terratenientes y las grandes fortunas. La coyuntura es tan delicada que la misma oposición ha sido acusada en los últimos meses de planificar varias intentonas golpistas.

El Confidencial Digital ha podido confirmar que no se trata de meras elucubraciones: fuerzas opositoras bolivianas han estado en España a la búsqueda de mercenarios para la comisión de un “golpe de fuerza” contra el legítimo Gobierno de Evo Morales.

Los hechos han sucedido de la siguiente manera. Según los datos recogidos por ECD, empresarios y terratenientes de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) han enviado en fecha reciente a nuestro país a dos emisarios que se han entrevistado con directivos de empresas de servicios y consultoría de seguridad.

Las personas que han negociado aseguraban el pago en efectivo en una cuenta de un país centroeuropeo y un pequeño porcentaje de los beneficios del gas. Hay que recordar que en esta operación estaría en juego el control de unos recursos de gas y petróleo que generan miles de millones de euros al año.

ECD ha confirmado a través de una de esas consultoras de seguridad que ha habido una propuesta real y que esta fue rechazada. Esta compañía, muy conocida en el sector, ha explicado a este confidencial que esa negativa se ha basado en que ellos “no actúan para gobiernos ni contra ellos”. Además, consideran muy difícil que la intentona descrita pueda triunfar, por el apoyo del campesinado de que goza el presidente boliviano Evo Morales.

Otra de las visitas realizadas por los emisarios, en algún caso se ha tratado de un abogado, ha sido a un pequeño grupo de mercenarios con base en la Costa de Sol. Esta empresa de guerrilleros, formada por ex militares y participada por colombianos, rechazó la oferta por falta de medios para llevarlo a cabo. Además, según se dijo, su campo de operaciones suele ser África y no tanto América Latina.

El tercer intento sí ha dado fruto. Una empresa de éste ámbito, que opera en nuestro país con una apariencia civil, ha aceptado el encargo tras un primer contacto a través del correo electrónico, posteriormente el teléfono y finalmente con encuentros personales. Hasta tres reuniones mantuvieron los directivos de la firma de seguridad con los clientes ‘golpistas’.

La firma que aceptó el trabajo lleva tiempo preparando la acción armada. Según datos recogidos por ECD dispone en estos momentos de 650 combatientes, antiguos miembros de unidades de élite, que están repartidos en zonas limítrofes al país andino. En Bolivia sólo se han introducido hasta la fecha una decena de personas para preparar la subversión.

Se puede ver aquí la imagen ‘robada’ a uno de los grupos que se encuentra ya en la zona. En su armamento destaca la existencia de M4 americanos, Famae, Micro Uzis y máquinas para fuego de cobertura.

El embajador español en Bolivia, Don Francisco Montalbán, ha señalado en conversación telefónica con El Confidencial Digital “no tener el menor conocimiento” sobre el particular. El diplomático reconoce: “aquí venimos oyendo hablar de levantamientos y golpes de estado todos los días (...) pero nada quita que un loco pueda hacer una intentona”.

Las hipótesis más atendible sobre la identidad de los promotores de esta iniciativa conduce a ciertos industriales y terratenientes del departamento boliviano de Santa Cruz, que actuarían con el apoyo de algunos políticos de los departamentos de Pando y Beni. Santa Cruz es un territorio de gran riqueza, donde el presidente Evo Morales recaba muy pocos apoyos. Recientemente Rubén Costas, prefecto de dicho territorio, fue acusado de promover un levantamiento por la fuerza contra el líder cocalero.

Las informaciones recogidas por ECD apuntan a que el golpe podría llevarse a cabo dentro de quince días. Los organizadores del mismo cuentan al parecer con el apoyo de una parte de los militares del país que, de hecho, viajaron a Estados Unidos para entrevistarse con empresas similares a la contratada en España. Finalmente esa vía fue descartada porque se percataron de que sería muy poco comprensible que las fuerzas que actuaran en Bolivia hablaran inglés.