Martes 27/09/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

La UE concluye el “culebrón” de la española Marta Andreasen, ordenando la destitución de la ex jefa de auditorías

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Dos años después, llega el fallo. Conforme a la recomendación adoptada por unanimidad por el consejo disciplinario de la Comisión Europea, este organismo ha decidido destituir definitivamente a Marta Andreasen, quien mantendrá sus derechos de pensión.

Dos años después, llega el fallo. Conforme a la recomendación adoptada por unanimidad por el consejo disciplinario de la Comisión Europea, este organismo ha decidido destituir definitivamente a Marta Andreasen, quien mantendrá sus derechos de pensión.

 

El Ejecutivo comunitario ha llegado a esta conclusión tras escuchar a la ex jefa de la unidad de Contabilidad del Ejecutivo comunitario y al Colegio de comisarios el pasado 29 de septiembre. La Comisión ha concluido que la funcionaria española incumplió sus obligaciones sobre lealtad a la institución y califica su comportamiento de “grave”.

 

Andreasen está acusada de haber realizado declaraciones públicas sin autorización en las que denunció la falta de seguridad del sistema contable de la Comisión Europea. Andreasen declaró concretamente que el sistema de contabilidad de la Unión está profundamente viciado.

 

Hay que decir que en el año en que acaecieron esos hechos, en 2002, el Tribunal de Cuentas de la Unión se negó por octavo año consecutivo a dar su visto bueno a la ejecución del presupuesto de la Unión, admitiendo no poder certificar una correcta gestión del dinero de los contribuyentes más que para el cinco por ciento del gasto.

 

Además de hacer constar que el dinero se sustrae a su control una vez que los fondos se transfieren a los Estados miembros o se distribuyen como ayuda, el Tribunal ha criticado reiteradamente también la gestión financiera de la propia Comisión, basada en un concepto anticuado y desacreditado de contabilidad de capital en arcas.