Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

La Veguilla, una empresa española de jardinería con discapacitados psíquicos, en el Frankfurter Allgemeine Zeitung

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Veguilla , una próspera empresa española que acoge a doscientos discapacitados psíquicos, ha merecido un amplio reportaje del Frankfurter Allgemeine Zeitung.

La Veguilla , una próspera empresa española que acoge a doscientos discapacitados psíquicos, ha merecido un amplio reportaje del Frankfurter Allgemeine Zeitung. La Veguilla, iniciativa empresarial de José Alberto Torres en la periferia de Madrid, y además de éxito, da empleo a personas con esa discapacidad, que aprenden a ser útiles con el arte de los cultivos, cuya producción, por ejemplo, ha adornado los jardines de la capital de España esta Navidad. Torres, gallego, era funcionario del Ministerio de Hacienda cuando decidió hace un cuarto de siglo poner en marcha la fundación que sostiene La Veguilla, una empresa de jardinería que cuenta hoy con un moderno laboratorio de biotecnología para nuevos cultivos, pero sobre todo da trabajo y un hogar a esos doscientos discapacitados. En los años setenta, la escuela que ha dado origen a La Veguilla estaba amenazada con el cierre por problemas económicos. En un primer momento, fueron los padres quienes, en aquel entonces, se hicieron cargo de ella. Pero en 1981, el “año internacional del discapacitado”, José Alberto Torres —miembro del Opus Dei- decidió dar un giro profesional en su vida e intentar convertir la teoría de la “terapia ocupacional” en una práctica de ocupación y empleo. Probó primero con cerámica, con tapices y muebles, que bajo el signo de la creciente globalización perdieron cada vez más competitividad. Finalmente han sido las flores las que han conseguido abrir paso a esta iniciativa. En la actualidad vende más de cinco millones de macetas a clientes privados y, sobre todo, a mayoristas. Los “trabajadores de las flores” que cuidan esos viveros tienen entre 18 y 35 años, y cubren una semana laboral de 40 horas que les aporta un sueldo, el reconocimiento de su entorno y, sobre todo, un sentimiento de satisfacción por la tarea que realizan cada día.

·Publicidad·
·Publicidad·