Jueves 29/09/2016. Actualizado 19:23h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

La comisión de deontología médica de Barcelona niega que apoye el aborto de adolescentes sin el consentimiento paterno

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Joan Monés, presidente de la Comisión de Deontología del Colegio de Médicos de Barcelona, ha desmentido a este confidencial las críticas vertidas recientemente contra esta institución por un supuesto apoyo al aborto de adolescentes que así lo deseen y no cuenten siquiera con el consentimiento paterno.

Joan Monés, presidente de la Comisión de Deontología del Colegio de Médicos de Barcelona, ha desmentido a este confidencial las críticas vertidas recientemente contra esta institución por un supuesto apoyo al aborto de adolescentes que así lo deseen y no cuenten siquiera con el consentimiento paterno. Según ha podido saber ECD, la polémica surgió en Cataluña tras la modificación del Código Deontológico, un cambio que sembró el desconcierto entre algunos colectivos de médicos y ciudadanos catalanes. Una de las alteraciones ha afectado, efectivamente, a los artículos 13 y 33 en el que se habla del menor maduro, y la confidencialidad del paciente con el médico y su capacidad para decidir. Ciertos sectores han visto en estos cambios una apertura a la práctica del aborto sin limitaciones, incluso en los casos en los que exista la oposición paterna. Joan Monés ha matizado las críticas vertidas y asegura que en ninguno de esos dos artículos se habla del aborto. Literalmente, el artículo 13 dice: “En el caso de un menor, si tiene capacidad de comprender aquello que decide, el médico tendrá en consideración su voluntad pero también valorará la opinión de los responsables vinculados”. Según destaca el doctor Monés, en este artículo no se habla específicamente del aborto. La obligación del médico, insiste Monés, debe ser siempre la de apostar por la vida. El mencionado artículo previene además el efecto contrario, cuando la patria potestad de los padres pretende decidir sobre el menor maduro y le quiere obligar a abortar. Por otro lado, el artículo 33 reza lo siguiente: “El médico responsable de un menor de edad con las suficientes condiciones de madurez, deberá respetar la confidencialidad respecto a padres o tutores y hacer prevalecer la voluntad del menor”. Dicho precepto deontológico, explica Monés, se engloba dentro del capítulo de la confidencialidad, o sea, de la relación paciente-médico. No trata, insiste, sobre la decisión terapéutica, la práctica del aborto o su consentimiento. Joan Monés es favorable a la defensa de la vida del no nacido y considera que las críticas surgidas tienen su origen en una “interpretación rebuscada”. Las modificaciones del Código Deontológico, “en ningún caso apoyan la práctica del aborto”, matiza el doctor. Eso sí, reconoce que el Código es “progresista” en aspectos como la denuncia de la ablación o su rechazo a la utilización de más de dos embriones para la reproducción asistida.