Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Las dificultades del ex colaborador de Perón, Mario Rotundo, para reunir los 100.000 euros que le solicita la juez para poder embargar a la viuda de Perón

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El tiempo se agota y corre en contra de Rotundo. Le queda un día para presentar el aval que le pidió el juzgado de Móstoles para que inmovilice bienes de Isabel Perón por 7,7 millones de dólares, la cantidad que alega que el dictador legó a la Fundación por la Paz y la Amistad de los Pueblos que preside y que ella le niega.

La causa empezó hace tres años. Mario Rotundo, ex colaborador de Juan Domingo Perón y presidente de la Fundación para por la Paz y la Amistad de los Pueblos, reclamaba a Isabel Perón, la ex presidenta de Argentina, 7,7 millones de dólares. Esta cantidad procedía de la herencia del dictador y la propia Isabel se la había donado a la Fundación ante notario en 1990.

Según declaró entonces ella, “no quería deudas con los espíritus”. No sé sabe por qué motivo, un año después, la tercera esposa de Perón cambió de idea e intentó anular el documento notarial. Pero era tarde. Un juez dijo que aquel acto jurídico era legal e Isabel debía cumplirlo. En la donación se incluían   también algunos objetos personales de Perón y un Rolls Royce de su propiedad.

Nunca lo hizo y Rotundo la demandó en el año 2003. La causa permanece ‘dormida’ en un juzgado de Móstoles, que es al que le ha correspondió por reparto ya que Isabel tiene fijada su residencia en Villanueva del Pardillo. El asunto se preveía largo y tedioso, pero la orden de extradición cursada por dos jueces argentinos a la Audiencia Nacionalcontra Isabel por su presunta colaboración con la Triple A, ha proporcionado a la Fundación la excusa perfecta para solicitar el embargo.

Hace dos semanas, para sorpresa de muchos, la juez admitió la propuesta. A cambio, requirió a Rotundo una fianza de 100.000 euros que la Fundación aún trata de reunir.

Nos ha cogido en mal momento”, aseguran desde la organización. Al parecer, con el traslado de la sede de la Fundación, de nuevo a Madrid, no les ha dado tiempo de pedir un préstamo por los bienes inmuebles y deben conseguir el dinero “en calderilla” como se suele decir.

Si dentro de dos días no lo consiguen, su demanda peligraría porque, si a Isabel la extraditan, el proceso de Móstoles quedaría aplazado ‘sine die’.

·Publicidad·
·Publicidad·