Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Los funcionarios de prisiones están alertando de una saturación de presos musulmanes en las cárceles españolas, caldo de cultivo de ‘yihadistas’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los datos empiezan a ser alarmantes. Funcionarios de prisiones advierten de la masificación de presos de origen musulmán en los diferentes centros penitenciarios de nuestro país. Ya son el 10% de la población reclusa.

Fuentes penitenciarias consultadas por El Confidencial Digital advierten que la saturación empieza a ser preocupante. El número de presos musulmanes en nuestro país rondan los 6.500 reclusos, lo que supone casi un 10% de los 67.000 detenidos que albergan las cárceles españolas.

El peligro, según estas fuentes, reside en que se comiencen a formar los llamados ‘guetos’. Por ello, los funcionarios de prisiones intentan no agrupar a más de quince o veinte musulmanes en un mismo módulo. Ahora, esa dispersión comienza a resultar imposible debido a la saturación que existe en las prisiones españolas. Por ejemplo, denuncian, en algunos centros penitenciarios se encuentran recluidos más de 200 internos musulmanes. Por tanto, añaden estos funcionarios, con esta población no se les puede distribuir en módulos diferentes.

Estos funcionarios añaden que las prisiones españolas se están convirtiendo en “caldo de cultivo para posibles ‘yihadistas’. Hay que recordar que diversos internos musulmanes planearon ya un atentado en 2004 contra la Audiencia Nacional, célula que desarticuló el juez Baltasar Garzón en la llamada ‘Operación Nova’.

Las mismas fuentes advierten que la situación de riesgo es mayor en algunas cárceles. Teixeiro (La Coruña), La Moraleja (Palencia), Topas (Salamanca), y centros penitenciarios de Alicante, Ceuta y Melilla son los lugares donde la saturación empieza a ser alarmante.