Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

La masonería “sale del armario” en un acto público salpicado por la polémica entre los hombres y las recién constituidas logias femeninas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Colegio Oficial de Geólogos de Madrid fue el lugar elegido por los masones para celebrar una “jornada de puertas abiertas”. Cerca de setenta personas acudieron allí para escuchar en qué consiste la masonería y cómo funciona en España. Algunas paradojas: se presentan como los grandes defensores de los derechos y libertades, pero en su seno están vetadas las mujeres, no es posible la contestación a las normas internas, o la libertad de expresión sobre temas políticos y religiosos está prohibida entre ellos.

El Colegio Oficial de Geólogos de Madrid fue el lugar elegido por los masones para celebrar una “jornada de puertas abiertas”. Cerca de setenta personas acudieron allí para escuchar en qué consiste la masonería y cómo funciona en España. Algunas paradojas: se presentan como los grandes defensores de los derechos y libertades, pero en su seno están vetadas las mujeres, no es posible la contestación a las normas internas, o la libertad de expresión sobre temas políticos y religiosos está prohibida entre ellos.

 

Tras las polémicas informaciones que recientemente se han vertido en los medios de comunicación sobre la supuesta pertenencia de Zapatero y varios de sus ministros a logias masónicas, la masonería española ha optado por salir del armario y aplicar una supuesta política de transparencia comunicativa. A pesar de todo, no se atreven a revelar nombres “por miedo a represalias en los lugares de trabajo”, afirman.

 

El encargado de exponer en qué consiste la masonería fue Ramón Torres Izquierdo, Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo del grado 33 y último del Rito Escocés Antiguo y Aceptado para España. Desde su púlpito, Torres habló de símbolos, ritos, practicar el bien y perfeccionamiento moral, de tal manera que aquello recordaba más a la homilía de una Misa dominical.

 

Difícilmente los allí presentes “no iniciados” pudieron enterarse de algo, ya que se trataba más de un discurso que simplemente apuntaba ideas sin desvelar el contenido de las mismas, nada nuevo que no haya aparecido publicado ya en los distintos libros que existen sobre este tema.

 

Fue más interesante el tiempo calificado por ellos mismos de “tertulia”. Los asistentes pudieron preguntar sus dudas o simplemente polemizar, como fue el caso de un relevante historiador, allí presente, que consiguió poner en jaque, con todo lujo de detalles, algunas de las tesis históricas que allí se estaban exponiendo.

 

El momento de máxima tensión al que tuvieron que hacer frente los organizadores fue la “amable” discusión entre Izquierdo y una mujer masona, recientemente constituidas en España a pesar de sus “hermanos”.

 

Según Izquierdo, no se admiten a mujeres a la regularidad masónica tradicional. La razón que dan: los rituales están pensados para varones. “No soy partidario de que hombres y mujeres trabajemos juntos en el camino iniciático”, afirmó el Soberano Gran Comendador. Pero hace unos meses, por iniciativa de un grupo de mujeres, se ha constituido formalmente en nuestro país una logia femenina.

 

La masona preguntó a Izquierdo: “¿no sería ahora un buen momento para que ustedes mis hermanos puedan pasar de la aceptación al reconocimiento de las logias femeninas?”, a los que el Soberano contestó: “creo que trabajáis con rigor, con mucha responsabilidad, pero tenéis que tener un ritual auténticamente femenino, si no, yo particularmente estoy en contra”.

 

La masonería es además muy celosa de sus leyes y reglamentos internos, ante los que no cabe disensión por parte de sus miembros: “hay unas reglas y si no se cumplen seremos pseudomasones, o masones irregulares, pero no masones de verdad, el respeto y la obediencia a las leyes es fundamental”. Según se informó, en España hay alrededor de 2.200 masones regulares, es decir, ortodoxos, aunque existen otras logias “disidentes” a las que califican de masonería irregular.